El síndrome “soy un fracasado” y cómo superarlo

¿Qué pasa si a pesar de tus intentos la vida no cesa de golpearte una y otra vez por mucho que quieras levantarte?

Esta es la pregunta que me lanzó uno de los lectores del blog en un email que me escribió esta semana. Y la que se hace mucha gente. Cuando fracasas tantas veces es fácil pensar “soy un fracasado”.

Sin embargo, fracasar no es sinónimo de ser un fracasado. De hecho, el fracaso es parte del camino al éxito. En este artículo descubrirás por qué.

Cómo superar el síndrome de “soy un fracasado”

Roberto, (el autor del correo) que me hizo esta pregunta, lleva desempleado varios meses.

Tiene lo que yo llamo el síndrome de “soy un fracasado”.

Y lo peor es que su correo resume la situación desesperada en la que se encuentran muchas personas. Por eso le pedí permiso para compartir fragmentos del mismo para responderle a través del blog.

El correo es demasiado largo como para compartirlo entero, así que voy a destacar solo los fragmentos más significativos. Trataré de aportar una solución a cada uno de ellos.

1. Creencias limitantes

…Si he de ser sincero sólo soy un fracasado, en el campo laboral en primer lugar ya que mi “récord” en un trabajo son ocho meses, me han echado a la calle en numerosas ocasiones...”

Roberto no cree en sí mismo. Es evidente.

Debido a que no ha conseguido tener éxito en ninguno de sus trabajos, Roberto asume que es un fracasado.  Roberto se identifica con el resultado de sus acciones: “si fracaso, significa que soy un fracasado”.

Fracasado es el que no aprende de sus errores.

Todos hemos fracasado a lo largo de nuestra vida muchas veces. Yo por ejemplo he fracasado una y otra vez en muchísimas cosas:

  • Abrí dos blogs antes que éste, y ninguno tuvo más de 1.000 visitas al mes.
  • Sólo el 20% de mis videos de YouTube tiene éxito y sólo el 20% de mis posts son leídos por más de 1.000 personas.
  • De cada 10 ofertas de empleo a las que enviaba mi CV, sólo me llamaban para 2 ó 3 antes de aprender a cazar mi trabajo.

De media, mi tasa de fracaso en el canal de YouTube y en este blog es del 80% (si entendemos por fracaso hacer videos o artículos que no son vistos por un gran número de personas). Sin embargo, escribo casi todas las semanas en el blog.

¿Si fracaso el 80% de las veces, no debería ser un fracasado?

No, si tienes en cuenta que entre mi canal de YouTube y el blog acumulo más de 200.000 visitas mensuales, y que le dedico a ambas cosas sólo unas pocas horas a la semana.

Lo importante es la actitud que tienes ante cada fracaso, eso es lo que te define.

“He fallado una y otra vez a lo largo de mi carrera y por eso, he triunfado.” – Michael Jordan

Artículos que quizás te interesen:

2. Malas decisiones

…Cuando era más joven porque trabajaba porque había que trabajar y no tenía objetivos de ningún tipo en la vida, ni realicé inversión alguna en pagarme unos estudios que me hubieran facilitado el siguiente paso y de más mayor teniendo ya algún objetivo, que era el de hacer un ciclo de FP no he llegado a terminar ninguno de los dos que empecé,en el último caso porque el trabajo que tenía era de 12 a 8 con lo que no podía ir a clase.”

El segundo punto es que Roberto ha tomado malas decisiones en el pasado, y lo sabe.

OK, puedo aceptarlo, de nuevo, todos nos equivocamos.

La pregunta es: ¿Qué vas a hacer después de haber tomado una mala decisión?

Yo personalmente prefiero aprender de ella que hacerme la víctima.

Puede que haya tomado malas decisiones en el pasado, pero puede tomar las decisiones correctas en el presente.

Artículos que quizás te interesen:

3. Autosabotaje

No sólo he fracasado en el trabajo sino en otros aspectos de la vida, hay objetivos que he tenido en mente desde hace muchos años como adelgazar, hablar con fluidez varios idiomas y sacar los títulos oficiales o vivir en el extranjero sin haberlos conseguido nunca.”

Roberto además está programado para fracasar por defecto. Cree tan poco en sí mismo que ni siquiera se toma en serio lo que intenta. Roberto decide pensar en negativo, saboteándose a sí mismo y cualquier probabilidad de éxito que tenga.

Una de las claves para empezar a conseguir lo que te propongas es creer en ti mismo. Sí, suena a tópico, pero es que si no lo haces, no lo vas a conseguir.

Por ejemplo, la selección española de fútbol llevaba décadas sin pasar de los cuartos de final hasta la Eurocopa de 2008. Fue en esa Eurocopa cuando los futbolistas rompieron esa barrera psicológica. Creyeron que podían ganar y lo hicieron. No se pusieron límites y es el único equipo en la historia que ha ganado Eurocopa, Mundial y Eurocopa de manera consecutiva.

Si tu mente no tiene límites, tampoco lo tendrán tus resultados.

Artículos que quizás te interesen:

4. No tener fuerza de voluntad

En cuanto a lo del tiempo la verdad es que me lo organizo fatal, no planifico y si alguna vez lo hago aunque haya dicho que a la hora tal voy a hacer algo no lo hago y me dejo llevar por las cosas que me gustan, carezco de fuerza de voluntad…

Roberto no tiene fuerza de voluntad para conseguir sus objetivos porque carece de la visión, el plan o el método que le permita tener éxito nada de lo que se proponga.

Napoleón Hill en su libro “Piense y hágase rico” lo resume muy bien

fracasar no te convierte en fracasado

Creamos primero nuestra realidad en el cerebro, y luego en el mundo físico. Por eso hay que visualizar las metas que queremos alcanzar.

Por supuesto, si piensas en tener un millón de euros y no haces nada, no esperes conseguirlo. No funciona así. Se trata más bien de comenzar con un objetivo en mente y dar cada día pasos para lograrlo.

Por ejemplo, yo hace un año me plantee tener más de 50.000 visitas al mes en este blog. No sabía muy bien cómo, pero quería llegar hasta ahí. Hoy puedo decir que lo he conseguido. El plan inicial ha ido variando, pero el resultado está ahí. La clave es que yo lo deseaba realmente y eso es lo que me ha hecho esforzarme para conseguirlo.

Artículos que quizás te interesen:

5. Frustración

La verdad es que cuando has fracasado constantemente a lo largo de tu vida y encadenas tres fracasos tan seguidos no hay manera de subir la autoestima y ser proactivo,esa palabra que está tan de moda.”

Lo puedo entender.

Sin embargo, el ejemplo de Victor Frank nos demuestra que somos nosotros mismos los que escogemos cómo responder a la adversidad. Por tanto, se trata de cambiar nuestras respuestas ante las adversidades.

Lo importante no es el resultado, sino lo que sacas de él. Y ésta, es una diferencia fundamental entre la manera de pensar de los ricos con respecto a la de los pobres. Los ricos pueden fracasar, pero no se dan por vencidos. Los pobres fracasan, y se dan por vencidos. No es cuestión de dinero, sino de actitud. Una buena actitud te llevará con toda seguridad a ganar más dinero que una mala actitud.

6. Falta de orientación

Confianza en mi mismo no la he tenido en la vida. Es difícil confiar en que lo conseguirás cuando todo el historial de tu vida está lleno de fracasos así que lo de creerme que soy el mejor, sencillamente no puedo.”

Por último, gran parte de los fracasos de Roberto se deben a que no tiene un entorno adecuado para conseguir el éxito.

La clave es rodearte en tu entorno de gente que te ayude a triunfar:

Eres la media de las 5 personas con las que más tiempo pasas, ¿te están ayudando esas personas a triunfar o a fracasar?

En mi caso, he decidido pasar tiempo sólo con las personas que creen en mi y me inspiran y ayudan a alcanzar mis metas, y te puedo decir, que el cambio ha sido total.

Por enumerar algunas de las cosas que he conseguido después de aplicar esta máxima durante un año:

  1. Salud: incrementar mi fuerza en más de un 50% en el press de banca hasta levantar 100 kilos.
  2. Trabajo: un nuevo empleo, mejor remunerado y más acorde con lo que quiero.
  3. Amistades: conocer gente interesante, recuperar y fortalecer viajes amistades.

Y todo esto lo he conseguido porque tengo gente que me apoya en distintos aspectos: son mis compañeros de gimnasio, compañeros de trabajo, amigos, otros emprendedores, etc. Se trata de crear tu propio círculo de confianza.

Artículos que quizás te interesen:

Conclusión

Así que volviendo a la pregunta del principio:

¿Qué pasa si a pesar de tus intentos la vida no cesa de golpearte una y otra vez por mucho que quieras levantarte?

Te diré que la respuesta es muy simple Roberto: te levantas de nuevo.

Crédito imagen: Alex Proimos via Compfight

Comentarios

  1. ANA TERESA VALECILLOS
  2. Dubraska
  3. Alejandra
  4. Alejandro Moreno
  5. Bel
  6. Juan

Deja un comentario

Deja de PERDER MESES de tu VIDA buscando un trabajo MEDIOCRE. CONSIGUE el trabajo que deseas RÁPIDO¡Averigua cómo!