5 preguntas difíciles en una entrevista de trabajo

#3 ¿Por qué deberíamos contratarte?

Aquí se trata de venderte de lo mejor posible. De preparar tu discurso para impactar al entrevistador. El entrevistador quiere que le des motivos para pensar “este es el candidato que necesito, el que mejor encaja con el puesto de trabajo”.

Lo que NO debes hacer

Caer en tópicos, decir frases vacías de contenido como: “creo que soy la persona indicada”, “trabajo duro”, “tengo ganas”. Por supuesto, puedes decir estas frases, pero no pueden ser tus motivos, es bien distinto. Estas frases complementan los motivos, pero no dan razones de peso como para que la empresa te contrate.

Lo que SÍ debes hacer

Dar motivos específicos por los cuales, tú tienes una ventaja competitiva frente al resto de los candidatos: perfil profesional, cualificaciones, certificaciones y cuantificar logros de tus anteriores trabajos, son motivos reales por los cuales la empresa debería interesarse en tí.

Un ejemplo:

En primer lugar, mi perfil profesional se adapta a los requerimientos del puesto de trabajo, a nivel técnico tengo gran experiencia desempeñando labores similares a las que se describen en la oferta de empleo, y a nivel funcional, tengo una muy buena capacidad comunicativa, de liderazgo y de gestión de equipos debido a mis anteriores trabajos.

En mi actual empresa, hemos completado con éxito todos los hitos y reducido los costes en un 5%, por lo que el trabajo que realicé, superó todas las expectativas.

Además este puesto me motiva mucho, y estoy dispuesto a trabajar duro.

Fíjate como las frases que pueden parecer tópicos las digo sólo al final, para cerrar el mensaje después de haber dado suficientes motivos reales por los que deberían contratarme.

#4 ¿Por qué quieres cambiar de trabajo?

Ésta es sin duda, una de las preguntas difíciles en una entrevista de trabajo que más se repiten. Es una pregunta con la que tienes que tener mucho cuidado. Con esta pregunta, el entrevistador quiere saber qué te impulsa a querer cambiar tu situación actual, algo arriesgado en un mercado laboral en crisis.

Lo que NO debes hacer

Lo último que debes hacer es hablar de problemas en tu actual o anteriores trabajos, porque si lo haces, estarás despertando una señal de alarma en el entrevistador, que lo primero que pensará es que lo que te ha sucedido en tus anteriores trabajos, te puede suceder de nuevo.

Puedes hablar de alguna diferencia o aspecto por el cual no estás motivado a seguir en ese trabajo, pero debes enfocarlo desde la perspectiva de carrera profesional, y no como un fallo de la empresa.

Lo que SÍ debes hacer

Debes hablar de tu futuro profesional y cómo encaja en tu visión de futuro el puesto de trabajo que te ofrecen.

Podrías decir algo así:

En este punto, siento que necesito un cambio a nivel profesional, y a nivel personal. Me gustaría evolucionar y buscar nuevos retos que no se presentan en mi actual trabajo.

Podría decir que estoy moderadamente satisfecho con mi actual trabajo, pero creo que es una etapa que quiero cerrar y empezar con otra nueva.

Con esto haces ver que tienes ganas de mejorar, e indirectamente, que eres una persona que se esfuerza.

#5 ¿Cuál es tu mayor debilidad?

Esta pregunta, además de ser una pregunta difícil, es una pregunta trampa, ya que el entrevistador lo que te pide es que le des motivos para NO contratarte. Por tanto, debes pensar muy bien lo que dices.

Lo que NO debes hacer

Perjudicarte con tu respuesta, mostrando debilidades reales, como por ejemplo ser desorganizado, llegar tarde al trabajo, u otros fallos similares.

Tampoco caigas en tópicos como “soy perfeccionista”, “me gusta trabajar muchas horas” o frases similares que todo el mundo dice. El entrevistador desconfiará de tí, porque sabe que no le quieres decir ninguna debilidad real, y por lo tanto estarás en el saco de los perdedores.

Lo que SÍ debes hacer

Hablar de debilidades que se transforman en fortalezas, pero sin caer en tópicos. Lo ideal es citar algún punto débil de tu curriculum, y transformarlo en un punto a tu favor. En este caso, puedes decir algo así:

Quizás mi mayor debilidad sea que me hace falta más formación, sin embargo esto me hace tener más ganas de aprender y ser más dinámico. Tengo que esforzarme más y eso me hace tener ganas de demostrar a los demás de que soy capaz.

Fíjate que he citado la debilidad al principio, pero después he pasado a centrarme en fortalezas y motivaciones. La debilidad es un 10% de la frase, y la motivación y fortaleza, el otro 90%.

Las preguntas difíciles en una entrevista de trabajo son quizás la parte más importante de la entrevista, ya que es aquí donde fallan la mayoría de los candidatos, y donde te vas a diferenciar de ellos. Practica y mejora cada día para responder correctamente a este tipo de preguntas en una entrevista de trabajo.

Si quieres averiguar más sobre preguntas y respuestas en entrevistas de trabajo, te recomiendo que veas:

Consigue el trabajo de tus sueños...sin perder meses de tu vida

Únete a más de 5000 personas que están descubriendo cómo ACELERAR su carrera profesional, AHORRARSE meses de búsqueda de empleo y GANAR más dinero

Gracias por apuntarte.

Ups, ha habido algún error y no he podido apuntarte

Comentarios

  1. DIANA
  2. Enzo Molina Díaz
  3. Maritza monroy
  4. CARO

Deja un comentario

Consigue el trabajo de tus sueños...sin perder meses de tu vida

Únete a más de 5000 personas que están descubriendo cómo ACELERAR su carrera profesional, AHORRARSE meses de búsqueda de empleo y GANAR más dinero

Gracias por apuntarte

Ups, parece que ha habido algún error, inténtalo más tarde