No seas mediocre, por favor

¿Crees que estás dando lo mejor de tí mismo?

En cualquier ámbito de la vida. Me da igual si hablamos de trabajar, de tu relación de pareja, de tus amigos o de hacer deporte. ¿Eres capaz de dar lo mejor de tí mismo, de ir más allá de tus límites, de buscar siempre dar más del 100%?

Yo creo que puedes hacerlo mucho mejor.

Quiero recordártelo porque si no, corres el riesgo de convertirte en una persona mediocre.

El camino a la mediocridad

¿Por qué ser realista? Ser realista es el camino más común a la mediocridad. Will Smith

Cada día desde que te levantas hasta que te acuestas eres tú, y sólo tú el que tomas tus propias decisiones, tú decides si quieres convertirte en una persona excepcional o en una persona promedio. Del montón.

Lo más fácil es decidir ser una persona “promedio”. Es lo más seguro. Es lo que hace todo el mundo. No apuntes demasiado alto con tus ambiciones, no vaya a ser que fracases y los demás se rían de tí. Mejor haz lo que hace todo el mundo. Aspira a ser normal, a ser uno del montón. No destaques, no busques problemas, no seas diferente, es peligroso, te puedes meter en líos. El éxito es para otros.

Si hay algo que te tiene quedar claro después de la crisis que comenzó en 2008 es que ser promedio ya no es una opción. Ser promedio, ya no es seguro. Ni para las empresas, ni para las personas.

Te puedo poner muchos ejemplos de porqué ser promedio ya no es una opción. El primero que me viene a la cabeza es éste:

En 2008 Nokia era el primer fabricante de teléfonos móviles del mundo. Blackberry era la PDA que utilizaban los ejecutivos de medio mundo. Ambos eran las soluciones “estándar”, terminales “promedio”, que hacían lo que se esperaba que hiciesen.

Entonces llegó Apple, y sacó el primer “Smartphone”, el iPhone. En Nokia y en RIM (la compañía que comercializaba la Blackberry) se rieron ¿un teléfono sin teclado? Ridículo. No es lo “estándar”. No es el promedio.

Cinco años después, Nokia y RIM se encuentran casi en banca rota, han perdido su cuota de mercado y sólo pueden copiar lo que hizo Apple hace 4 años.

Ser promedio parece que es lo más seguro. Pero te lleva al conformismo. Te lleva a no aspirar a más. Te lleva a ser pasivo. Ser promedio te lleva a ser mediocre. Y lo mediocre acaba desapareciendo.

¿Cuántas personas que tenían trabajos “promedio” se han visto sin empleo de la noche a la mañana? Trabajos que ya no van existir, porque los trabajos promedio ya no son necesarios, se pueden automatizar o subcontratar en países con un coste de mano de obra más barato.

El problema es que hay demasiada gente “promedio”. Demasiada gente mediocre. Un exceso.

Por eso muchas personas que buscan empleo, jamás lo encontrarán, decidieron ser mediocres hace años, y deciden ahora no cambiar su situación. Claro, es más fácil culpar a otros de su mediocridad. “No hay trabajo”, “La culpa es de los políticos”, “Los bancos son unos corruptos”.

 

El camino de la excelencia

“Somos lo que hacemos día a día; de modo que la excelencia no es un acto, sino un hábito”. Aristóteles

La alternativa a ser mediocre es ser excepcional. No hay término medio. Ser bueno no es suficiente. Ya hay mucha gente que es buena en su profesión, y como consecuencia, su buen trabajo es lo normal. Bueno es el nuevo promedio, y el promedio lleva a la mediocridad.

Antes, bastaba con hablar 2 idiomas y haber estudiado una carrera universitaria, ahora eso es lo “promedio”. Por eso los licenciados que buscan su primer trabajo optan a sueldos cada vez más bajos. Son la nueva mano de obra cualificada.

¿Significa eso que la universidad no sirve para nada? No. Significa que es condición necesaria, pero no suficiente para poder labrarte tu futuro. De la misma manera que hablar un idioma como el inglés es necesario pero no suficiente.

En un mundo que tiende a ser uniforme, necesitas diferenciarte. Necesitas aportar un valor añadido que poca gente pueda aportar.

Significa que tienes que crear tu propia marca, esa que te diferencia de la masa uniforme. No se trata de ser diferente porque sí, se trata de ser diferente para ser excepcional.

 

Cualquiera puede ser excepcional, si lo decide

Tengo la suerte de conocer a muchas personas a las que considero excepcionales, la clase de personas que persiguen sus sueños, y que no renuncian jamás a sus metas. Personas diferentes. No ven la realidad como la ve el resto de la gente, no se imponen limitaciones, tienen otra actitud. Una actitud ganadora.

Algunos tienen sus propias empresas, en sectores tan diversos como Internet y la construcción, otros, decidieron buscarse la vida por caminos alternativos, como jugadores de póker, o colgándose la mochila al hombro y viajando por paraísos tropicales para acabar consiguiendo trabajos mucho mejores de los que tenían.

Gente, que me demuestra que siempre hay una opción. Que no importa cuál sea tu situación actual si tienes ganas de cambiar tu vida. Gente que me demuestra que todos y cada uno de nosotros tenemos la capacidad de decidir qué vamos a hacer con nuestro destino.

Ser excepcional no tiene nada que ver con tu situación actual, con tus estudios o tu experiencia profesional, tiene que ver con tu manera de ver la vida y con lo que estás dispuesto a hacer para alcanzar tus metas.

Por eso quiero preguntarte, ¿Eliges ser excepcional o eliges ser mediocre?

 

Crédito imagen: Chris Potter via Compfight

 

 

Comentarios

  1. Carlos
  2. Michel
  3. Martín de Argentina
    • Michel

Deja un comentario

Deja de PERDER MESES de tu VIDA buscando un trabajo MEDIOCRE. CONSIGUE el trabajo que deseas RÁPIDO¡Averigua cómo!