Motivación

Cómo superar la frustración

Quizás hayas perdido tu trabajo.

Quizás lleves meses tratando de conseguir uno nuevo.

Quizás tu trabajo no te guste.

Quizás tu pareja te haya dejado.

O quizás tu equipo de fútbol haya perdido.

Sea cual sea el motivo, muchas veces el resultado es el mismo: un sentimiento de frustración e impotencia.

Sabes que ese sentimiento no te ayudará a cambiar tu situación y, sin embargo, no puedes alejarlo de tu cabeza.

Por eso en este artículo quiero contarte una historia que me ha ayudado mucho a alejar toda esta clase de sentimientos cuando los he sufrido en primera persona y de la cual he aprendido mucho.

La historia de Viktor Frankl

Say no to oppression Farrukh via Compfight

La historia comienza en 1942. Viktor, un neurólogo y psiquiatra austriaco de origen judío es deportado al campo de concentración de Theresienstadt, junto con sus padres y su esposa. Ese sería el primer campo que Viktor pisaría, ya que después sería trasladado a los campos de Auschwitz y Dachau, perdiendo por el camino a todos sus seres queridos.

Durante tres largos años, Viktor se vio sometido a todo tipo de torturas físicas y psicológicas. Vio como sus seres queridos eran torturados y ejecutados sin compasión. Se vio obligado a incinerar los cadáveres de muchos otros prisioneros, y se levantó cada día durante esos tres largos años sin saber si ese día sería ejecutado. La situación a la que Viktor se vió sometido, es suficiente para que cualquier ser humano se derrumbe.

Sin embargo, Viktor no sólo consiguió sobrevivir durante esos tres largos años, sino que encontró un motivo para hacerlo. En palabras del propio Viktor:

Todo puede serle arrebatado a un hombre, menos la última de las libertades humanas: el elegir su actitud en una serie dada de circunstancias, de elegir su propio camino. ¿No podemos cambiar la situación? Si no está en tus manos cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontes ese sufrimiento.

Viktor decidió que podrían torturarle físicamente, que podrían privarle de su libertad física y de sus seres queridos, pero que en última instancia, jamás podrían quitarle la última libertad de la que disponía: escoger como iba a responder él a cada una de estas situaciones.

Viktor tuvo un momento de iluminación cuando comprendió esto, encontró sentido a su vida: ayudar a otros presos a entender esto y a mejorar su vida. Al poco tiempo, Viktor se ganó incluso el respecto de algunos guardias gracias a su actitud.

Puede que Viktor no tuviera libertad física, pero mentalmente era más libre que sus captores, pues había decidido serlo en el momento en el que escogió que sería él mismo el que decidiría cómo responder a todas esas atrocidades.

Viktor mostró con su actitud que sin importar cuales sean las circunstancias, siempre es posible vivir con dignidad y libertad.

Una vez finalizó la Segunda Guerra mundial y Viktor fue liberado, consagró su vida a ayudar al mayor número posible de personas a encontrar el sentido de la vida. Viktor fue el padre de la logoterapia y autor de numerosas obras literarias que han ayudado a mejorar la vida de cientos de miles de personas en todo el mundo.

Moraleja: Tú puedes elegir tu respuesta

Cuando comparas la situación en la que se encontraba Viktor con la tuya, todos los problemas parecen mucho menos graves.

Quizás no puedes cambiar algo de lo que te ha sucedido: un despido o una ruptura de pareja son cosas que pasan, pero en última instancia eres tú quien elige cómo responder a esa situación.

Así, ante un mismo acontecimiento puedes dar dos respuestas completamente diferentes:

Un despido puede ser interpretado como algo negativo: “soy un inútil“, “no voy a volver a encontrar trabajo” o mensajes similares…

…o puede ser interpretado como algo positivo: “es una oportunidad para cambiar de rumbo“, “es una lección para aprender y mejorar como profesional y ser humano“, “es la posibilidad de encontrar un nuevo trabajo“.

Mira este video de Up In The Air para que entiendas el cambio que se produce cuando enfocas las cosas de manera diferente:

Cómo superar la frustración

Cambiar de enfoque no es fácil, pero yo siempre he encontrado muy efectivo hacerlo repitiendo el mismo proceso. Un proceso que puedes repetir tú y que seguro que te ayudará.

#1 Asume tu responsabilidad

Es cierto que a veces no podemos controlar lo que nos sucede, pero en otras ocasiones sí. ¿Tu pareja te ha dejado? ¿Te han despedido de tu último trabajo? Examina tu parte de responsabilidad.

Quizás podrías haber sido un mejor novio o novia, o un mejor empleado. Quizás podrías haberte esforzado más.

Las personas de éxito en la vida, asumen su cuota de responsabilidad cuando algo sale mal. Culpar a otros es lo que hace las personas mediocres.

#2 No confundas el mapa con el territorio

A medida que pasan los años, vamos formando nuestros propios pensamientos y nuestras propias percepciones de lo que está bien y de lo que está mal.

Interpretamos lo que sucede en nuestro entorno bajo nuestra moral y nuestros valores, y lo juzgamos como bueno o malo en función de eso. Pero esa es tu interpretación de la realidad. Es el mapa que utilizas para comprender el territorio, pero no es el territorio en sí.

Por ello, conviene que cambies tu punto de vista cuando analices lo que te sucede. De esta manera tendrás una visión más objetiva y podrás aprovechar mejor el siguiente punto…

#3 Aprende de toda situación adversa

Aprender de todo aquello que te sucede, tanto lo bueno como lo malo es realmente clave para tener éxito en la vida.

Que hayas fracaso en algo, no significa que seas un fracasado, te conviertes en fracasado cuando decides no aprender de ello.

#4 Escoge la respuesta más adecuada

El último paso es escoger qué respuesta vas a dar a esa situación que se te plantea. Al igual que Viktor Frankl, puedes escoger dar la mejor respuesta posible a cada situación.

¿Te han despedido de tu trabajo? Plantéate que puedes mejorar y aprovecha la ocasión para encontrar un trabajo mejor.

¿Tu pareja te ha dejado? Plantéate qué has aprendido de esa relación, quédate con los momentos buenos y pasa página. Hay más personas en este mundo.

 

Pensar de esta manera me ha ayudado mucho en muchísimas ocasiones, y espero que a ti también te ayude.

Por supuesto, no dudes en compartir el artículo con aquellas personas a quienes crees que podría ayudar.

 

Crédito imagen:  Anant Nath Sharma (www.thelensor.tumblr.com) via Compfight

Sobre David García

Fundador y autor en Caza tu trabajo, un blog independiente sobre desarrollo personal y profesional con más de 100.000 lectores al mes. Me gusta ayudar a personas inconformistas a mejorar su situación personal y profesional y alcanzar sus metas.

5 thoughts on “Cómo superar la frustración

  1. Kathy dice:

    Excelente tu Blog!! Yo estoy que quiero también cazar mi trabajo. He pasado por un periodo de crisis vocacional a mis 32 años. Estudié Economía, tengo un Master en Finanzas corporativas, hice mi propio negocio de capacitaciones por 2 años pero se acabó el dinero, mis trabajos no me han satisfecho, llevé un ritmo de súper estrés en ellos trabajando en tesorería, lo que me llevaba a renunciar. Desde ahí decidí que tesorería ni flujos de caja nunca más. A mi familia le he confesado que apenas trabaje de nuevo ahorraré para estudiar psicología, siento que me apasiona aunque también me gusta mucho el lado social, como sociología por ejemplo. Me siento un poco sin rumbo y sin brújula, tu blog me está empezando a ver luces porque aun no sé muy bien por donde empezar para reinsertarme nuevamente. ¿Aplicaría en mi eso que oi, trabajar en lo que sé (economía o finanzas) para conseguir lo que quiero (psicología)? .

    1. Ciintya dice:

      Yo también me siento así y eh decidido dejar todo y hacer lo que amo espero no.seguir.con.esta frustración soy. Odontoologa y amo el.arte …ahora que tengo 31 lucharé por mi.sueño…

  2. David, hoy lo has clavado, después de haber sido rechazado por la edad, a pesar de haber hecho todo lo que tu recomiendas y algo mas, estaba de baja, pero tu articulo me ha puesto otra vez en circulación.
    Ah, tengo 59, años, pero estoy como un cañón.
    Gracias.

  3. Natalia dice:

    Hace tiempo que busco trabajo, por todos lados y nada. Inclusive la ignorancia me ha llevado a encender velas a muchos santos. Tengo 39 años y la edad es parte de las limitaciones de hoy. Entre a internet y mire unos videos, me gusto tu blog.

Deja un comentario