Cómo saber si te has equivocado de carrera profesional (y cómo solucionarlo)

El 80% de los profesionales odian su trabajo. Cuesta creerlo, pero es así. La mayoría de la gente que acude a trabajar cada mañana, lo hace en contra de su voluntad. Les gustaría estar en otro sitio, pero se ven obligados a llevar una vida que odian durante 5 días a la semana.

¿Cómo puede ser que tantas personas se encuentren en esta situación? Muy fácil, simplemente no escogieron la carrera profesional adecuada. Decidieron estudiar algo que no estaba relacionado con lo que realmente querían hacer, y a partir de ahí, la situación sólo puede ir a peor.

Si te estás preguntando si tú también te puedes haber equivocado de carrera profesional, en este post encontrarás la respuesta.

¿Por qué la gente se equivoca a la hora de escoger su carrera profesional?

Qué el 80% de la gente odie su trabajo, es algo muy triste. La realidad es que las probabilidades están en tu contra. Es más probable que acabes siendo parte de ese 80% que no del 20% que no odia su trabajo. Pero eso es algo que tú no puedes ni debes permitir: no quieres acabar odiando tu vida 5 días a la semana.

La cuestión es ¿por qué sucede esto? Quizás, la mejor manera de responder a esta pregunta es otra pregunta:

¿Qué te gustaría ser de mayor?

Seguro que cuando tenías 6 años, responder a esta pregunta era fácil, podías soñar ser lo que querías: ¿trapecista, astronauta, piloto de aviones de combate? Todo era posible. Tus padres te daban una palmadita en la espalda y te decían “muy bien hijo, claro que sí”.

Cuando tenías 18 años, y te preguntaban que querías ser, ahí la cosa cambiaba: ¿trapecista, astronauta? Venga coño, ponte serio, que eso no va a ser posible, nadie se gana la vida decentemente como trapecista, y jamás vas a llegar a ser astronauta. Mejor estudia derecho, económicas o administración y dirección de empresas, y dedícate a lo que hace todo el mundo: tener una vida normal y un trabajo normal.

Y esa, amigo mío, es la causa por la cual la mayoría de las personas escogen una carrera profesional que no es la adecuada, y acaban pasando a ser parte del 80% de las personas que odian su trabajo.

A medida que crecemos, vamos recibiendo señales de nuestro entorno que nos dicen lo que socialmente está bien aceptado y lo que no. Lo que podemos y debemos hacer, y lo que no. Esto va limitando nuestras opciones, y nos va imponiendo una serie de barreras mentales que no podemos traspasar. Por eso la mayoría de la gente acaba estudiando una carrera “normal”, porque eso es lo que se supone que deben hacer.

¿Cómo saber si te has equivocado de carrera profesional?

A lo largo de estos años, he podido identificar las 5 causas principales por las cuales las personas suelen equivocarse de carrera profesional. Si cumples alguna o varias de ellas, es posible que te hayas equivocado tú también.

#1 Escoger una carrera por aceptación familiar y social

La presión que podemos recibir de nuestros padres y nuestro entorno social es bastante grande. En países como España, a quien no estudia una carrera universitaria se le considera poco menos que un fracasado. Por eso muchos jóvenes comienzan la universidad con 18 años, porque es lo que está socialmente aceptado. ¿Quién se puede creer que haya tantos jóvenes que quieren estudiar administración y dirección de empresas? Es imposible. Escoger una carrera profesional por conveción social es simplemente lo más fácil: es hacer lo que hace todo el mundo.

En mi caso, recuerdo que, cuando tuve que decidir qué hacer con mi vida a los 18, sabía que no estaba preparado para tomar esa decisión: ¿cómo demonios iba yo a saber con 18 años qué quería hacer el resto de mi vida si ni siquiera sabía que iba a hacer después de un año?

Recuerdo que, por aquel entonces, cuando me preguntaban que quería estudiar, no sabía que responder. De hecho, no entendía bien por qué debía estudiar.

Para mí tenía más sentido trabajar como fontanero, un tío que curraba dos horas al día, podía llegar tarde a su trabajo y encima te cobraba lo que le salía de los hue**s, que no como un oficinista mal pagado que trabaja ocho horas al día a 30 minutos o 1 hora de su casa. Si echas las cuentas, el fontanero gana mucho más por una hora de trabajo, que ese pobre oficinista. Y sin embargo, la mayoría de los jóvenes prefieren ser el oficinista.

Escoger una carrera por convencionalismo significa aceptar que para ti es más importante lo que otros piensan de ti, que lo que piensas tú mismo.

Por eso yo siempre he defendido que tienes que dedicarte a lo que te guste, porque es la manera de tener éxito a largo plazo. La alternativa a eso es acabar siendo parte del 80% de la gente que odia su trabajo.

#2 Escoger una carrera por dinero

Este es otro de los fallos más comunes. Si has escogido una carrera porque has oído que se gana mucho dinero, y quieres ser por ejemplo médico, abogado, ingeniero… porque así ganarás mucho dinero, te equivocas por dos motivos:

  1. Hoy día hay gran cantidad de licenciados en todas las carreras: esto es consecuencia de la “titulitis” que sufrimos en España. Somos de los países europeos con mayor porcentaje de profesionales universitarios, y sin embargo junto con Grecia, el país de la Unión Europea con mayor paro juvenil. Hoy día es habitual ver cómo jóvenes licenciados tienen que emigrar porque en España no hay oportunidades para ellos. Así que si quieres dinero, parece que te vas a tener que ir a Alemania.
  2. El dinero nunca será suficiente: el dinero es un motivador “extrínseco”, esto quiere decir que hacer que tu felicidad dependa del dinero significa hacer que dependa de un factor externo, y siempre querrás más. Puedes ver la película de “Lobo de Wall Street” para entender porque la motivación extrínseca sólo te lleva al fracaso a largo plazo. La felicidad radica en la motivación intrínseca, es decir en aquello que te motiva a nivel personal. Si quieres aprender más sobre esto, te recomiendo leer mi artículo sobre por qué no deberías escoger un trabajo sólo por dinero.

Mejor escoge una carrera profesional que te motive, que te guste o incluso que te apasione, y averigua como puedes ganar más dinero escogiendo esa carrera profesional.

#3 Escoger una carrera sin saber lo que te espera

Otro de los motivos por los cuales muchos profesionales acaban descontentos con su trabajo es porque tienen unas expectativas que no se corresponden con la realidad.

Tal vez has visto CSI y te quieres convertir en el próximo Horatio Caine, así que quieres estudiar criminología, o has visto “El lobo de Wall Street” y quieres ser el próximo especulador que gane 1 millón de dólares a la semana, así que decides estudiar económicas o empresas.

Lo que no has considerado es que la realidad es muy distinta de la ficción. El trabajo que esperas que sea excitante puede acabar siendo aburrido. En la ficción, puede que ver los casos del CSI sea divertido, pero en la realidad apuesto a que ver un cadáver todos los días no lo es. Tampoco todos los que estudian económicas acaban ganando millones de dólares o llevando una vida excitante. La televisión nunca suele ser un buen punto de referencia para tomar decisiones tan importantes.

Es mejor confrontar tus expectativas con la realidad que hacerte una idea equivocada de lo que te espera.

Hablar con personas que trabajen en lo que te gustaría trabajar y que te den su opinión de primera mano: cómo lo consiguieron, lo bueno, lo malo, lo que deberías saber antes de escoger esa carrera profesional.

#4 Tener pereza y querer acomodarse

¿Recuerdas lo que te comentaba del fontanero? Quizás pienses lo mismo. Para que trabajar, para que ser un pringado más. Mejor ser funcionario. Llevar una vida cómoda. Sin complicaciones. Ser funcionario o trabajar hasta las 5. Que no te exijan más de la cuenta.

Tu vida se acabará convirtiendo en algo gris. Tu trabajo será como cumplir una condena de 9 a 5. Un trámite necesario para vivir. No crecerás como persona y pasarás por esta vida sin pena ni gloria.

Mejor plantéate tener un trabajo que te motive de verdad. En el que no te importe trabajar una hora o cuarenta. Como decía Confucio:

El que ama su trabajo no tendrá que volver a trabajar ningún día de su vida.

#5 No pensar a largo plazo

Tal vez ni siquiera consideres una carrera profesional, sino ir saltando de trabajo en trabajo con el fin de sobrevivir, ganar algo de dinero, y gastarlo en viajes, fiestas o ropa.

Tu vida se convertirá en juego de supervivencia, alternando trabajos que no te llevan a ningún sitio, y probablemente cuando tengas 40 ó 50 años, lo tendrás muy difícil para encontrar un trabajo bien pagado y para sobrevivir.

Es mejor tener un plan. La vida es muy larga y mirar a largo plazo a la hora de escoger tu carrera profesional te permite ver las cosas en perspectiva. Quizás poner copas hasta las 6 de la mañana está bien con 20 años, pero no creo que lo hagas con 50.  ¿Cuál será tu alternativa entonces?

Trazar tu propio camino y marcar tus propias metas te ayuda a conservar el rumbo y no navegar a la deriva.

Conclusión

Si te sientes identificado con alguno de estos puntos o varios, es probable que te hayas equivocado de carrera profesional. Pero nunca es demasiado tarde. Siempre puedes reorientar tu carrera profesional hacia donde quieras. Para ello te recomiendo leer mi post, “cómo conseguir el trabajo de tus sueños”.

Comentarios

  1. Alicia
  2. x
  3. Zory
  4. Miel
    • Yenifer Serrano.
  5. JG
  6. Maryelly
  7. Anonimo 1

Deja un comentario