La respuesta PERFECTA a “¿Cuáles son tus debilidades?”

Estás en una entrevista y por lo que has notado, va muy bien.

Has clavado todas las preguntas que te han hecho y el entrevistador está casi convencido de que eres la persona que buscan para el puesto.

Ahora llega la parte de la entrevista en donde te hacen preguntas más personales. Te faltan solo un par de cervezas para hacerte amigo del entrevistador, y de repente te suelta… “¿Cuáles son tus debilidades?”

Booommm.

Ya te han soltado la bomba, pero afortunadamente, has leído este artículo y sabes…

[Vídeo] – Cómo responder a la pregunta de ¿Cuáles son tus debilidades?

Si quieres ir al grano, puedes ver directamente este vídeo de 2 minutos en el que te explico las claves para responder a la pregunta de ¿Cuáles son tus debilidades?

El secreto para responder a la pregunta “¿Cuáles son tus debilidades?

Probablemete la pregunta de ¿Cuáles son tus debilidades? es la pregunta trampa por excelencia.

Te harán esta pregunta casi con total seguridad a lo largo de cualquier proceso de selección.

Y responder bien a este tipo de preguntas trampa es tu ocasión para terminar de demostrar que eres candidato perfecto para el trabajo.

Por eso he decidido escribir un artículo exclusivamente para esta pregunta.

[NOTA: si has visto mi video artículo de las “10 preguntas más importantes en una entrevista de trabajo“, ahí doy unos consejos para responder a esta pregunta que NO utilizaría ahora mismo. Escribí ese artículo en 2013 y aunque entonces esa respuesta no eran mala, lo cierto es que si la usas HOY raramente funcionará]

Entendiendo la pregunta de las debilidades

Por supuesto, el secreto saber cómo responder de manera PERFECTA a esta pregunta es saber por qué nos la están preguntando.

¿Por qué te hacen esta pregunta?

Básicamente por un solo motivo: para eliminarte del proceso de selección.

Recuerda que el objetivo REAL de una entrevista de trabajo es eliminarte. Y esta pregunta es perfecta para hacerlo porque la persona que te entrevista puede ver…

  • Cómo reaccionas a una pregunta incómoda.
  • Cuál es tu capacidad de autocrítica.
  • Saber si estás siendo auténtico al responder o si das una respuestas prefabricada poco convincente.

La verdad es que es una pregunta bastante difícil de responder, porque si fueses BRUTALMENTE honesto podrías decir algo que podría hacer que te eliminasen, pero por el contrario, si das una respuesta prefabricada el entrevistador va a saber que mientes.

Así que, ¿Cómo puedes responder a esta  pregunta sin que te perjudique?

Vamos a repasar tus opciones…

 

Cómo NO responder JAMÁS a la pregunta de las debilidades

OK, lo primero que te viene a la cabeza cuando te hacen la pregunta de las debilidades es tratar de mostrar que no tienes debilidades.

Es NORMAL, porque es una mecanismo de defensa natural. Cuando nos hacen esta pregunta nos sentimos atacados, y cuando te sientes atacado solo puedes responder de dos maneras: huyendo o atacando. Así es como funciona el cerebro humano.

 

1) Negación

no tengo debilidades

La negación es un mecanismo de autodefensa de “huida”.

“¿Debilidad? la verdad es que no se me ocurre ninguna…tendría que preguntar a mis conocidos”

Nadie es tan perfecto como para no tener una debilidad.

Negar las debilidades solo indica dos cosas: o que mientes, o que no te has preparado la entrevista lo suficiente.

En cualquier de los dos casos, estás respondiendo mal a esta pregunta.

 

2) Poner una fuerza como una debilidad

Este era un consejo que solía dar cuando comencé a este blog en 2013.

Tratar de convencer al entrevistador de lo bueno que eres como empleado y de que incluso tus mayores debilidades beneficiarán a la empresa, es lo que hacen el 99% de los candidatos que responder algo del estilo…

“Supongo que podría decir que trabajo demasiado duro, pero es porque me preocupo por el trabajo que estoy haciendo. Y soy muy perfeccionista. No puedo hacer nada sin asegurarme de que es absolutamente 100% correcto, incluso si eso significa sacrificar todo mi tiempo libre y trabajar 25 horas al día para asegurarme de que esta empresa sale adelante”.

Ya…

Poner debilidad como fortaleza

Solía pensar que una respuesta como ésta podía hacerte parecer humilde y sincero, pero todo lo que realmente está haciendo es ser hipócrita y nada auténtico.

La persona que te entrevista ha oído esta respuesta tantas veces que es lo que está esperando oír para meterte en el saco de los candidatos mediocres.

 

3) Hacerte el gracioso

Hay profesionales que tratan de salir del paso (huir de la respuesta) con ironía, y sueltan algo del tipo…

“Bueno, la verdad es que cocino realmente mal

¡¿Qué?!

En serio, salvo que seas un humorista profesional, lo último que quieres hacer es arriesgarte a quedar como un payaso. Responder con ironía solo demuestra que no te has preparado la entrevista, y que probablemente eres un cretino.

Una manera ideal de hacer que te eliminen del proceso.

 

Otra forma de cagarla es meterte en temas muy personales como fobias o miedos irracionales…

Eh, bueno, me pongo nervioso al hablar en público. De hecho la última vez que lo hice me mee en los pantalones

Primero ¡vete al psicólogo y soluciona tus problemas! y segundo, estás descartado.

 

5) Responder como si fuese un interrogatorio policial

Otra manera de hacer que eliminen es dar más información de la necesaria.

Si no sabes cómo salir del paso y respondes algo del tipo…

Eh, bueno, no soy muy diplomático, a veces discuto con mis compañeros. De hecho, quiero irme de mi actual empresa porque no paro de discutir con mi jefe

No te pongas la soga al cuello.

La idea es ser siempre honesto en sus entrevistas, pero, por si te lo preguntabas, hay un punto en el que puedes pasar de ser honesto a ser demasiado honesto.

OK David, entonces…

 

¿Cómo debo responder a la pregunta de las debilidades?

Como siempre digo: la clave para superar una entrevista es la preparación.

Y esta pregunta no es la excepción.

Tienes que ser BRUTALMENTE honesto contigo mismo.

A todos nos cuesta admitir nuestras debilidades, pero hacer este ejercicio de autocrítica, no solo te ayudará a responder bien a esta pregunta, sino que te ayudará a mejorar profesionalmente.

Recuerda que los mejores candidatos no compiten contra otros candidatos sino que se diferencian del resto.

Si respondes lo mismo que otros candidatos, obtendrás los mismos resultados que otros candidatos. Así que actúa de manera diferente. Piensa en situaciones difíciles a las que te hayas enfrentado en tus anteriores trabajos y hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo los solucionaste?
  • ¿Qué aprendiste de esas experiencias?
  • ¿Cómo te hicieron crecer como persona?

Ahora anota tus conclusiones en un papel (hacer esto es importante) y empieza a preparar tu respuesta.

 

Ejemplos de respuesta a ¿Cuál es tu mayor debilidad?

La mejor respuesta es aquella en la que eres realmente honesto acerca de una debilidad.

La estrategia que debes adoptar es mencionar la debilidad, poner un ejemplo de cómo te afecta negativamente en tu trabajo y por último explicar cómo estás tratando de corregirla.

Por ejemplo:

Me cuesta mucho delegar porque si pido ayuda tengo miedo de que piensen que soy débil. Esto me ha llevado a asumir más carga de trabajo de la que debería, y me ha llevado a entregar mi trabajo más tarde de lo previsto en algunos proyectos. Poco a poco estoy cambiando esto y estoy comenzando a delegar más, porque querer hacer todo no solo me perjudica a mi, sino a la empresa”.

Otra respuesta usando el mismo ejemplo pero al revés sería del tipo:

A veces delego demasiado y mi equipo cree que no estoy involucrado o que me estoy escaqueando. Eso ha provocado malestar y ha generado la desconfianza de algunas personas del equipo e incluso de mi jefe. Por eso estoy cambiando mi manera de gestionar proyectos, implicándome más, haciendo más reuniones de seguimiento y comunicándome más con el equipo.”

 

Conclusión

No existe la respuesta perfecta a esta pregunta. Pero la estrategia de mostrar una debilidad, ser consciente de cómo te perjudica, y mostrar que estás trabajando en ella es una buena forma de mostrarte honesto y ser auténtico sin ponerte la soga al cuello.

Si te ha gustado el artículo, ¡compártelo!

 

Comentarios

  1. Cristian

Deja un comentario