Cómo mejorar tu autoestima (en 21 días)

A lo largo de este último año, me he dedicado a estudiar todo lo posible sobre cuáles son aquellos factores que diferencian a las personas que tienen más éxito en la vida, del resto de las personas.

Cuando uno lleva unos meses estudiando esto, empieza a detectar ciertos “patrones”, ciertas acciones y comportamientos que son comunes a estas personas, y que son los que realmente marcan la diferencia.

Todas las personas que han tenido éxito en la vida, lo han conseguido porque han confiado en ellas mismas siempre. Han desarrollado un nivel de autoestima y autoconfianza que pocas personas pueden alcanzar.

La buena noticia es, que tú también puedes conseguir mejorar tu autoestima si sigues los mismos pasos y actúas de la misma manera que estas personas.

Por eso, en este artículo quiero compartir esos “patrones”, esas acciones que, llevadas a la práctica, refuerzan la autoestima y la autoconfianza.

Acciones que yo mismo he aplicado a lo largo de este último año con muy buenos resultados, y que me han permitido fijarme metas y objetivos que antes no pensaba que fuese capaz de conseguir.

Estoy seguro de que muchas de estas acciones te podrán ayudar a ti también. Lo bueno, además, es que te bastarán tan sólo 21 días para ver los resultados.

¿Cómo mejorar tu autoestima en 21 días?

Antes de pasar a la acción, debes entender por qué necesitas 21 días para que tu autoestima mejore permanentemente. No es algo que me haya inventado, es algo que tiene una explicación…

Y es que numerosos estudios sobre neurología y psicología del comportamiento, afirman que gran parte de nuestras acciones se deben a hábitos que se han ido formando a lo largo de nuestra vida.

Un ejemplo típico de esto es conducir o montar en bicicleta.

Una vez aprendes a realizar estas acciones, se acaban convirtiendo en un hábito y eres capaz de llevarlas a cabo de manera automática. Acelerar, frenar, o cambiar de marcha son acciones que se interiorizan hasta que uno es capaz de ejecutarlas sin pensar.

No habría ningún problema con esto si todos estos hábitos nos ayudasen a mejorar. El problema es que algunos hábitos son malos, y por tanto afectan negativamente a nuestra vida, a nuestra confianza y a nuestra autoestima.

Por ejemplo, un mal hábito es comer comida basura, o no hacer deporte. Como consecuencia de estos hábitos, muchas personas acaban deterioradas físicamente, y esto hace que disminuya su autoestima, ya que no se ven capaces de cambiar esa situación.

Son los malos hábitos los que hacen que muchas personas fracasen en distintos aspectos de su vida, y por ello son estos hábitos los que hay que cambiar o corregir.

¿Cuánto se tarda en cambiar un hábito? Bueno, según diversos estudios, necesitamos 21 días para cambiar un hábito.

21 días es lo que tarda nuestro cerebro en “reprogramar” estos malos hábitos en otros más saludables.

Por eso te propongo que pruebes al menos una de las siguientes acciones durante los próximos 21 días, hasta que se convierta en hábito.

Verás como tu autoestima mejora más de lo que te puedas imaginar en sólo 21 días.

11 acciones que te ayudarán a mejorar tu autoestima

#1 Deja de quejarte

“Cualquier idiota puede criticar, condenar, y quejarse, de hecho, la mayoría de los idiotas lo hacen” – Benjamin Franklin

La primera acción que yo mismo he comprobado que es altamente efectiva a la hora de mejorar tu autoestima, es dejar de quejarte y comenzar a asumir la responsabilidad de tus acciones.

Cuando hablo de dejar de quejarte, no me refiero a que no te quejes por nada. Si vas a un restaurante y comes mal, o si vas a una tienda y te atienden mal, es normal que te quejes. Yo soy el primero que lo hago y lo digo sin problema alguno. Pero hay que saber distinguir cuando debes quejarte, y cuando no.

Cuando hablo de no quejarse, me refiero a dejar de echar la culpa a los demás de cosas que son responsabilidad tuya.

Si, por ejemplo, vas a una entrevista de trabajo, y no eres capaz de superarla, no te quejes y culpes al entrevistador. Plantéate que quizás hay otra persona más capacitada que tú, o que quizás no has sabido cómo convencer en esa entrevista de trabajo.

Si quieres cambiar de trabajo, no te quejes de que hay pocas ofertas de trabajo, aprende a cazar tu trabajo.

Si no estás feliz con tu vida, cámbiala y deja de quejarte, porque nadie te ha puesto una pistola en la cabeza para obligarte a tomar las decisiones que has tomado.

Creo que entiendes a lo que me refiero…¿no?

Algo muy útil para cambiar este mal hábito es el experimento de la pulsera. Descubrí este experimento en el blog de Tim Ferriss.

Básicamente consiste en comprar una pulsera (te vale cualquiera) y cambiarla de brazo cada vez que te quejes por algo que no deberías. Hazlo y ya verás cómo al cabo del día cambias la pulsera de brazo varias veces.

Hazlo durante 21 días y verás como este experimento te permite tomar conciencia de cuándo deberías quejarte y cuando no, lo que te permitirá tener un mayor autocontrol de tus emociones, asumir tu responsabilidad y aumentar tu confianza y autoestima. Parece mentira lo que una pulsera puede dar de sí.

#2 Toma la iniciativa

“El camino al éxito consiste en pasar a la acción con total determinación”. Tony Robbins

La segunda acción que te ayudará a mejorar la confianza en ti mismo y la autoestima es tomar un mayor número de decisiones a lo largo del día.

¿Por qué?

Porque cuando decides, tomas la iniciativa, y cuando tomas la iniciativa, tomas el control de tu vida.

De hecho, ahora mismo tu vida es el resultado de las decisiones que has ido tomando en el pasado:

Si tu aspecto físico no te gusta, quizás no te has preocupado de llevar una vida saludable, de hacer deporte y de comer más sano.

Si tu trabajo no te gusta, quizás no te has preocupado lo suficiente por encontrar el trabajo de tus sueños, quizás te has conformado con menos y por tanto, eso es lo que tienes.

Si no tienes dinero, quizás no te has preocupado de tener una educación financiera y de saber cómo ganar dinero.

Así que si hay algo que no te gusta en tu vida, casi con total seguridad puedes cambiarlo, sólo tienes que tomar la decisión de hacerlo.

Si no te gusta tu aspecto, puedes decidir hacer deporte o ponerte a dieta (o ambas).

Si no te gusta tu trabajo, puedes decidir dejarlo o cambiar.

Si no tienes dinero, puedes decidir aumentar tu inteligencia financiera.

En otros artículos ya he hablado de la importancia que tiene saber cómo tomar las decisiones correctas, pero sin duda, el libro que más me hizo darme cuenta de la importancia de tomar tus propias decisiones, es el libro “Awakening the giant within” de Tony Robbins, que dedica un capítulo a esto, y que te recomiendo que leas. Es puro oro, en especial, el síndrome de las cataratas del Niágara.

Puedes hacer un sencillo experimento de 21 días para darte cuenta del poder de tomar tus propias decisiones. El experimento consiste en decidir siempre todo lo que esté en tu mano durante esos 21 días. ¿Que tus amigos o pareja te dicen de ir a cenar a un sitio? Escógelo. ¿Qué vas de vacaciones de verano con amigos y nadie se decide por el hotel? Decide tú por ellos.

Trata de ser tú el que tome las decisiones siempre, y verás como poco a poco vas tomando la iniciativa y el control en otros aspectos de tu vida.

#3 Escoge tu respuesta

“Entre un estímulo y una respuesta existe un corto periodo de tiempo. Es en ese periodo en el que podemos decidir cómo responder. Y es en esa respuesta donde está nuestra libertad” Victor Frankl.

La tercera acción que es tremendamente útil para mejorar tu autoestima, y que yo mismo he experimentado, es escoger tu propia respuesta a todo aquello que te suceda. Este punto está relacionado con los dos anteriores como verás más adelante.

Cuando hablo de escoger tu respuesta, me refiero a elegir cómo reaccionar ante determinadas situaciones de la vida que nos generan estrés o frustración.

Desde un atasco de tráfico, a un restaurante donde te atienden mal, la vida está llena de momentos que te pueden generar cierto estrés o frustración, pero está en tu mano decidir cómo te afectan estos momentos.

Un viejo proverbio árabe dice:

Si algo tiene solución ¿por qué te preocupas? y si no la tiene ¿por qué te preocupas?

Puede parecer un poco extremo, pero creo que ilustra bien a lo que me refiero: aprender a relativizar los problemas que te suceden en el día a día es muy importante.

Te recomiendo que leas mi artículo sobre cómo superar la frustración, y que prestes especial atención a la historia de Victor Frankl.

Un experimento sencillo que puedes llevar a cabo es, durante 21 días, cuando te sientas frustrado por algo, simplemente inspira y expira hondo 3 veces. Verás como esto te calma, y de nuevo como aumenta tu autocontrol y autoconfianza.

#4 No busques la aprobación de otros

“La aprobación de otros, no me sirve como referencia.” – Bruce Lee

Otra acción fundamental a la hora de mejorar tu autoestima es dejar de buscar la aprobación de otras personas en todo aquello que haces.

Buscar la aprobación de otros significa que dejas que otros decidan por ti lo que debes o no debes hacer y, por tanto, les das a ellos el control de tu vida.

Si yo hubiese buscado la aprobación de otros a la hora de comenzar este blog, jamás lo habría hecho y no estarías leyendo esto.

El experimento que puedes hacer durante los próximos 21 días es pensar al final de cada día, si has tomado alguna decisión influenciado por lo que otros puedan pensar de ti. ¿Por qué lo has hecho? ¿Cómo te has sentido? ¿Qué habría pasado si no lo hubieses hecho? Verás que la mayoría de las veces, te habrías sentido mejor tomando otra decisión.

La próxima vez, haz lo que tú mismo apruebes.

#5 Haz algo diferente

“Siempre trato de hacer cosas que me saquen de mi zona de confort, mientras me sienta incómodo, significa que estoy creciendo”. Ashton Kutcher

La quinta acción es hacer algo diferente, o lo que es lo mismo, salir de tu zona de confort.

Salir a menudo de tu zona de confort te ayuda a superar tus límites y barreras psicológicas.

El experimento es sencillo, durante los próximos 21 días, inicia alguna actividad que te saque de tu zona de confort. Puede ser algo puntual y extremo como lanzarte en paracaídas (te lo recomiendo totalmente), a algo más normal como apuntarte a clases de salsa, artes marciales, o aprender un nuevo idioma totalmente diferente (por ejemplo, japonés o chino).

El caso es hacer algo nuevo y probar de alguna manera tus límites físicos o mentales.

cambiar de trabajo

#6 No te lo pienses mucho

“Las dudas son traidores que nos hacen perder lo que podríamos haber ganado si lo hubiésemos intentado”. William Shakespeare

Otra acción muy útil a la hora de mejorar la confianza que tienes en ti mismo y la autoestima, es no pensarte mucho las cosas. Con esto no quiero decir que vayas a lo loco por la vida, sino que decidas más rápido aquello que quieres.

¿Por qué? Porque cuando te lo piensas mucho, dudas, y cuando dudas, sientes inseguridad. Decidir más rápido te ayuda a eliminar las dudas y las inseguridades.

Para ello, algo tremendamente útil es la “Regla de los 3 segundos”. La primera vez que leí acerca de esta regla, fue en el libro “El método” de Neil Strauss, un libro en el que el autor cuenta sus peripecias con las mujeres después de unirse a una comunidad de “artistas del ligoteo” (pick-up artists en inglés). Totalmente recomendable su lectura.

En el libro, Neil cuenta como pasó de ser un fracasado con las mujeres a ser un seductor y desvela como gran parte de su éxito con las mujeres se debe a la Regla de los 3 segundos. Básicamente, cuando Neil ve una mujer que le gusta, se acerca y habla con ella antes de que pasen 3 segundos.

Esto es porque Neil había observado como si pasaban más de 3 segundos, él mismo comenzaba a ponerse excusas por las cuales no debería hablar con esa mujer: “es demasiado atractiva”, “me va a rechazar”, etc. De esta manera, al aplicar la Regla de los 3 segundos, Neil elimina las dudas y las posibles excusas que uno mismo se pone para evitar determinadas situaciones incómodas.

Así que puedes experimentar durante 21 días a aplicar la regla de los 3 segundos en distintas situaciones cada día. ¿Tienes que hacer una llamada incómoda? No te lo pienses, hazla. ¿Quieres hablar con un chico o una chica? No le des más vueltas. Hazlo.

#7 Lee filosofía

“Leer un buen libro es como tener una conversación con una persona brillante”. René Descartes

El siguiente punto que es tremendamente útil es cultivar tu mente.

He notado como leer, y especialmente leer filosofía, te ayuda a tomar conciencia de tus pensamientos, a reflexionar sobre cómo ves el mundo, y sobre qué aspectos de tu vida debes mejorar y cómo puedes hacerlo.

En mi caso, me gustan filósofos estoicos como Séneca, y más recientes, Bruce Lee, que combina el taoísmo con el filosofía occidental contemporánea dándole un toque zen.

Durante los próximos 21 días, escoge un libro de filosofía y léelo. Seguro que aprenderás más de lo que imaginas.

#8 Medita

Ligado con el punto anterior, meditar es una buena manera de limpiar tu cabeza de preocupaciones y distracciones. Meditar te ayuda a calmar la mente, aumentar tu capacidad de concentración y enfocarte con mayor facilidad en conseguir tus objetivos. Con todo esto, notarás como tu confianza, y por tanto tu autoestima, aumentan.

Además un estudio neurológico reciente, desveló que el hombre más feliz del mundo es un monje budista francés que dedica su vida al meditación.

En mi caso, cuando practicaba artes marciales, y meditaba con mayor frecuencia, noté como mi capacidad de concentración mejoró muchísimo. Sin duda, es mi gran objetivo de cara al próximo año, y es un campo que estoy comenzando a investigar. Escribiré pronto más artículos sobre esto.

Un experimento sencillo que puedes llevar a cabo en los próximos 21 días, es ir a clases de yoga, tai chi, mindfulness, o dar un paseo tú sólo por un sitio tranquilo, te ayudará reconectar contigo mismo, a desconectar la mente y pensar con mayor claridad.

#9 Escoge bien a tus amigos

“Eres la media de las cinco personas con las que más tiempo pasas. ¿Te están ayudando a llegar a donde quieres o te están alejando?” Tim Ferriss.

Algo muy importante es rodearte de la gente adecuada.

En mi caso, hace años tenía unos amigos (por llamarlos así) que tenían la autoestima muy baja, y como consecuencia, trataban de hacer que los demás sintiéramos lo mismo cuando estábamos con ellos. Cada vez que tenían la oportunidad, nos ridiculizaban al resto de amigos, y trataban de reírse de nosotros…

Sobra decir, que todos acabamos dándoles la espalda, y dejamos de salir con ellos, y esa fue la mejor decisión que pudimos tomar. Desde aquel día, notamos como dejaron de existir conflictos y cómo nos lo pasábamos mucho mejor cada vez que estábamos todos juntos.

Si tienes alguien tóxico en tu vida, que se dedica a hacer que dudes de ti mismo, o te transmite pensamientos negativos, échalo de tu vida. Nadie tiene derecho a hacerte sentir mal, y la vida es demasiado corta como para malgastarla al lado de gente mediocre.

Durante los próximos 21 días, examina tus relaciones personales, y despréndete de aquellas que te perjudican.

#10 Mens sana in corpore sano

Hacer ejercicio es tan importante como cultivar la mente. Las personas que hacen ejercicio y llevan una vida sana, tienen más energía, y esa energía les da mayor confianza.

¿Has visto alguna vez una persona que camina lentamente y con el pecho hundido? ¿Qué sensación te ha transmitido? Sin embargo, cuando ves una persona que camina con energía, y que está en forma ¿Qué sensación te transmite? Sabes a lo que me refiero…

El deporte además favorece la producción de distintas hormonas (endorfina, serotonina, dopamina, testosterona) que nos ayudan a sentirnos mejor. Aquí tienes un artículo interesante sobre esto.

Durante los próximos 21 días, haz deporte (cuando más intenso mejor) al menos 2 días por semana.

#11 Viaja

Viajar es una magnífica manera de aprender, cultivar la mente, salir de tu zona de confort y conocer nuevas culturas. Te permite tener una perspectiva más amplia del mundo.

En mi caso, me encanta viajar solo como mochilero, porque hacerlo implica decidir por ti mismo, que no necesitas la aprobación de otros para hacer lo que quieras, el enfrentarte a situaciones complicadas que tienes que resolver sin la ayuda de nadie, tener tiempo para leer, meditar o hacer nuevas actividades, conocer gente, etc.

Aquí tienes una foto mía del viaje que hice yo solo por Tailandia durante 25 días.

caza tu trabajo

Viajar, y especialmente solo, es como llevar a la práctica todas las actividades anteriores de una sola vez.

Un experimento que puedes hacer, es viajar solo durante 21 días a algún destino exótico, si no te atreves, ve con tu pareja o amigos, pero ve a un sitio que sea completamente diferente a lo que estás acostumbrado: busca un lugar en el que la gente hable un idioma diferente, con otra cultura, y verás lo que aprendes sobre ti mismo.

Conclusión

Te he dado un listado con 11 acciones que te pueden ayudar a mejorar tu autoestima en 21 días. Me gustaría que dejases un comentario con las acciones que piensas llevar a cabo, y luego otro comentario después de 21 días contando los resultados que has notado.

Daré una hora de coaching gratuita a la primera persona que haga esto. Esa persona escogerá aquel campo en el que quiere que la ayude. ¿Te animas?

 

————-

Crédito imagen: LicenciaAtribuciónCompartir bajo la misma licencia Algunos derechos reservados por symphony of love

Consigue el trabajo de tus sueños...sin perder meses de tu vida

Únete a más de 5000 personas que están descubriendo cómo ACELERAR su carrera profesional, AHORRARSE meses de búsqueda de empleo y GANAR más dinero

Gracias por apuntarte.

Ups, ha habido algún error y no he podido apuntarte

Comentarios

  1. Ivan Mauri
  2. PEDRO REYNA
  3. Valeria
  4. Raimundo
  5. Desiree
  6. Liz

Deja un comentario

Consigue el trabajo de tus sueños...sin perder meses de tu vida

Únete a más de 5000 personas que están descubriendo cómo ACELERAR su carrera profesional, AHORRARSE meses de búsqueda de empleo y GANAR más dinero

Gracias por apuntarte

Ups, parece que ha habido algún error, inténtalo más tarde