barreras psicologicas para conseguir empleo
Éxito, Motivación, Trabajo

Barreras psicológicas que te impiden conseguir empleo

Hace unos días compartí en distintos grupos de Linkedin un post sobre cómo conseguir trabajo rápido.

El post trata sobre cómo centrarse en aspectos más importantes de la búsqueda de empleo, como por ejemplo elaborar un buen perfil de Linkedin o conectar con las personas adecuadas, te permite conseguir mejores resultados que centrarte en aspectos irrelevantes (como por ejemplo enviar curriculums indiscriminadamente a cualquier oferta de empleo).

El artículo fue muy compartido, recomendado, comentado, y también criticado, pero hubo un comentario que me llamó especialmente la atención, así que pedí permiso a su autora para compartirlo en el blog y responderle a través de este post.

barreras psicológicas conseguir empleo

Muchas personas aplaudieron el comentario de Susana, porque se sienten identificadas con su situación. Lo entiendo, yo también he pasado por esa fase.

La cuestión es, que lo que plantea Susana, no son más que barreras psicológicas que le impiden conseguir empleo.

Estas barreras son muy comunes y pasan por la mente de casi toda persona que busca empleo.

Por eso merece la pena analizarlas una a una, a través del comentario de Susana, para saber cómo vencer estas barreras invisibles que en vez de ayudarte a conseguir trabajo, te perjudican y te impiden alcanzar tu objetivo.

Barrera #1: No cumplo los requisitos de la oferta de empleo

“Estoy de acuerdo en que cuando estás desesperado por encontrar trabajo envías cv a ofertas que no se corresponden del todo contigo, pero también estarás de acuerdo en que demasiadas ofertas exigen requisitos exagerados e innecesarios debido a que hay mucha demanda de empleo y poca oferta.”

Es cierto que cuando lees algunas de las ofertas de empleo que se publican en los portales de empleo o páginas web de las empresas, parecen una carta a los reyes magos. Parece que buscan al trabajador perfecto.

La cuestión es, que el trabajador perfecto, raramente existe… y las empresas lo saben. De hecho, las empresas son conscientes de que muchos de los candidatos no van a cumplir el 100% de los requisitos.

Entonces, ¿por qué lo hacen? Muy sencillo: los procesos de selección son un juego de eliminación. Las empresas deben escoger al candidato más adecuado de entre todos los que se presentan a la oferta de empleo. Por tanto, cuanto más intimidante sea la oferta, menos candidatos se presentarán, y más corto será el proceso de selección.

La realidad es que casi ningún candidato cumplirá todos los requisitos de la oferta, y por tanto, si no solicitas un empleo por no cumplir esos requisitos, lo que haces es autoeliminarte de esa oferta de empleo y ahorrarle ese trabajo a la empresa.

La realidad es que los requisitos no son más que cualidades que la empresa desearía que el candidato tuviera, pero no son un motivo por el cual te vayan a excluir. Lo que la empresa necesita, es alguien capaz de solucionar sus problemas o necesidades en un ámbito concreto.

Si eres un profesional que aporta el valor que la empresa necesita, aunque no cumplas todos los requisitos, la empresa te contratará, porque sabe que podrás adquirir las competencias que te falten más adelante.

Yo mismo he accedido a puestos de empleo para los cuales cumplía aproximadamente el 50-70% de los requisitos. La clave es saber apalancarte en tus fortalezas, para hacer que aquellos requisitos que no cumplas sean prácticamente irrelevantes a la hora de que la empresa tome la decisión de contratarte.

[Quizás te interese leer “qué es lo más importante a la hora de conseguir empleo“]

Barrera #2: No tengo formación, experiencia o soy muy mayor

“Lo cierto es que me considero muy válida para realizar muchos trabajos de los que se ofertan, pero no tengo ninguna carrera ni formación profesional que lo acredite,(llámale grado y ciclo que es como se llaman actualmente) y tengo una edad en la que se considera que ni comes, ni te vistes ni tienes gasto alguno, aunque tengas hijos menores a tu cargo.”

La siguiente barrera es muy común, y suele manifestarse de distintas maneras: “No tengo formación”, “No tengo experiencia”, “Soy demasiado mayor”.

Sin duda, si estás en alguno de esos casos, partes con cierta desventaja con respecto al resto de candidatos, pero eso no significa que no puedas conseguir otro trabajo. La cuestión de nuevo, es centrarte en las fortalezas de tu perfil en vez de en las debilidades.

De nuevo la formación o experiencia suelen ser factores que la empresa desea que el candidato tenga, pero no son reglas o requisitos imprescindibles (excepto en profesiones donde necesitas tener una cierta titulación para poder ejercer como profesional, como por ejemplo el derecho, medicina o arquitectura).

Yo mismo he trabajado en desarrollo de software, consultoría y finanzas, y siempre que he cambiado de sector, no tenía la experiencia o formación necesarias.

Lo que hice para conseguir estos empleos, fue centrarme en aquellos aspectos que hacían que mi perfil fuese único, en mis competencias transferibles, y en crear una propuesta de valor adecuada, adaptada a cada puesto de empleo. De esta manera, conseguí que mis puntos débiles fuesen un aspecto secundario.

Lo que debes entender es que no importa que tú te consideres válida, importa que los demás te consideren válida, y en ese sentido es tu responsabilidad saber cómo transmitir tu valía para que los demás la puedan apreciar.

Barrera #3: Mi situación es especial

“No es fácil tampoco tener una red de networking cuando no eres una persona con un cargo importante (bueno y menos si eres desempleado, o parado, que lo disfrazamos todo para que quede mejor) y cuando para más inri, has vivido más de 20 años fuera de tu ciudad, con lo que has perdido contactos y cuesta hacerlos cuando no llevas un euro en el bolsillo porque no percibes ningún ingreso.”

Cualquiera puede crear su propia red de contactos si sabe cómo hacerlo. La realidad es que no importa que seas desempleado o que no tengas un dinero. Lo que importa es lo que puedes hacer por los demás. Si puedes ayudar a alguien a conseguir sus objetivos, te aseguro que esa persona estará encantada de conocerte.

En vez de centrarte en su situación personal, es mejor centrarte en lo que puedes aportar a otros.

Si sabes el valor que puedes aportar a otros, quién es tu público objetivo a la hora de hacer networking, y cómo hacer un networking segmentado, puedes crear tu red de contactos desde cero y conseguir resultados.

Te puedo poner muchos ejemplos de personas conocidas, como por ejemplo Steve Jobs (el fundador de Apple), George Lucas (el creador de las películas de “Star Wars”) o J.K Rowling (la creadora de Harry Potter) que empezaron sin contactos y sin dinero y se hicieron inmensamente ricos porque tenían algo bueno que ofrecer.

Con el trabajo sucede lo mismo, si tienes algo bueno que ofrecer, alguien lo acabará percibiendo, y tú acabarás consiguiendo trabajo.

En el blog he puesto el ejemplo de Ashton Kutcher. En su discurso hace un repaso de su trayectoria profesional, desde sus inicios trabajando como mozo en una frutería, al momento en el que comenzó a trabajar como modelo, y luego como actor. Actualmente Ashton Kutcher es inversor y asesor de empresas tecnológicas.

Lo mejor es que consiguió todo esto sin tener formación como modelo, actor, o una carrera universitaria.

Es un ejemplo de que cuando tienes voluntad y ganas de trabajar, puedes conseguir lo que te propongas.

Barrera #4: Tener éxito está mal

Odio lo de moda que se ha puesto hablar de personas con éxito y perdedores. Gracias a Dios, hay mucho más en la vida que el trabajo, que es necesario para vivir, pero al margen de ello existen muchos más valores como el amor, la amistad, la generosidad, la familia, la satisfacción de ayudar, y podría seguir con un largo etc; y hay personas que en busca del éxito profesional las ha cambiado por la competitividad, aunque ello suponga hundir a otros en el camino. Recalco: hay personas, o sea algunas, por otro lado hay personas que buscan el éxito y lo encuentran, habiendo respetado a todo el mundo.

Querer tener éxito no es negativo. Es simplemente un objetivo o aspiración personal y es perfectamente legítimo, al igual que lo es no querer tener éxito. Es una decisión que tú debes tomar.

Yo personalmente prefiero enfocarme al éxito que al fracaso.

¿Considero, por ello, que en la vida se es un ganador o un perdedor? No. Eso sería una interpretación en blanco y negro. Generalizar y clasificar en perdedores o ganadores, o decir que las personas que tienen éxito son malas, es una simplificación de la realidad.

¿Debería sentirme mal por querer tener éxito? No. Tener aspiraciones es legítimo.

La realidad es que es la ética de cada persona la que determina cómo se comporta y los medios que utiliza para conseguir sus objetivos. Y esto es lo que determina si es una buena o mala persona, no el hecho de querer tener éxito.

Si otras personas no quieren enfocarse al éxito o prefieren dejar que los días pasen sin cumplir sus metas o sus sueños, es su decisión, no la mía. Yo prefiero cumplir mis metas y hacer que cada día cuente, en lugar de lamentarme.

Conclusión

Comprendo la situación de Susana.

Al igual que la de mucha otra gente, no es fácil. Nadie ha dicho que lo sea.

Pero en esta vida tienes que esforzarte para conseguir tus objetivos, y para ello es mejor empezar por cambiar tu actitud, y enfocarte en lo que quieres conseguir, en vez de en lo que te impide conseguirlo.

Sentirte un fracasado o frustrarte no cambiará nada. Cambiar tu mentalidad, es el primer paso para cambiar tu vida.

Tú decides en que vas a enfocar tus pensamientos, Susana.

 

————-

Crédito imagen:AtribuciónCompartir bajo la misma licencia Algunos derechos reservados por spcbrass

Sobre David García

Fundador y autor en Caza tu trabajo, un blog independiente sobre desarrollo personal y profesional con más de 100.000 lectores al mes. Me gusta ayudar a personas inconformistas a mejorar su situación personal y profesional y alcanzar sus metas.

Artículos relacionados

6 thoughts on “Barreras psicológicas que te impiden conseguir empleo

  1. Mafer Mora dice:

    Muy interesante el artículo,ahora me doy cuenta que muchas veces no encuentro empleo por las propias barreras que me impongo. La situación en mi país está muy difícil y es fácil dejarse llevar por la negatividad a la hora de buscar empleo,más cuando uno es novato en eso. Me gustaría recibir más asesoría u ayuda sobre el tema,porque realmente sé poco sobre esto. Alguna idea?

  2. Marisel dice:

    Excelente para compartir… Muchos éxitos para ti David y gracias por este blog, una vez mas al leerla me sigue motivando…

  3. Sandra dice:

    Hola a todos, hola David. Estoy encantada con tus comentarios, consejos, artículos… Me parecen de lo más optimista y profesional. Hoy mismo he puesto en práctica el ejemplo del email personalizado. Me he molestado en buscar información sobre la empresa en su página web (a veces no te dicen qué empresa es o directamente tratas con la temporal), en analizarla y en sintentizar la información para poder aplicarla en el email, en ver qué podía ofrecerles y en intentar venderme lo mejor posible. Me ha llevado prácticamente toda la mañana, pero si consigo una entrevista habrá merecido la pena.
    Entiendo a Susana, pero me has hecho ver que no estoy de acuerdo con ella, a pesar de que me identifique con ella en algunos puntos. Pero creo q si soy constante y aplico tu filosofía para encontrar trabajo va a ser imposible no conseguirlo de algún modo u otro. Muchas gracias por todo. Seguiré leyendo y aplicando todo lo que esté a mi alcance para conseguir un trabajo y algo de éxito.

    1. Muchas gracias Sandra.

      Exacto, la clave empieza por tener la actitud correcta. Todos podemos darnos por vencidos fácilmente y tirar la toalla. Lo difícil es no hacerlo, y al final la gente que consigue las oportunidades es la que más persevera.

  4. Marcos dice:

    Muchas gracias por tus aportaciones, David.

  5. Fabiola García Montijano dice:

    Muy buenas reflexiones. La acción siempre tiene su recompensa.

Deja un comentario