Para qué sirve (realmente) una entrevista de trabajo

Me encanta compartir artículos en las redes sociales. El hecho de poder compartir mis ideas con otras personas y recibir comentarios y opiniones sobre lo que escribo, hace que disfrute de este blog.

Hace poco, compartí mi artículo sobre las 10 preguntas trampa que te pueden hacer en una entrevista de trabajo. Al artículo fue muy  comentado en Linkedin, y hubo un comentario en especial que me llamó la atención (siempre leo todos los comentarios que se hacen sobre los artículos que publico).

El comentario era el siguiente (si no ves la imagen, tienes el comentario en formato texto más abajo):

para que sirven las entrevistas de trabajo

Básicamente, este comentario refleja perfectamente lo que le sucede a muchas personas que buscan empleo: simplemente no tienen ni idea de para qué sirve una entrevista de trabajo.

Por eso, no consiguen comprender por qué no superan las entrevistas de trabajo, y por eso acaban perdiendo meses de su vida. Puede que consigan muchas entrevistas, pero difícilmente podrán superar alguna.

Incluso muchas personas que creen saber para qué sirven las entrevistas de trabajo, se pierden pequeños matices que pueden marcar realmente la diferencia a la hora de superarlas.

Por eso, debes comprender lo que hay detrás de una entrevista de trabajo: porque eso, es mucho más importante que saber responder a cualquier pregunta que te hagan.

¿Para que sirven realmente las entrevistas de trabajo?  las 3 claves para entenderlo…

“Métodos, puede haber millones, pero principios sólo unos pocos. El hombre que comprende los principios, puede seleccionar con éxito sus propios métodos” – Ralph Waldo Emerson

Para comprender para qué sirve una entrevista de trabajo, voy a utilizar el comentario que hizo este lector, y voy a desgranarlo punto por punto, ya que me parece que toca distintos aspectos que merecen la pena aclarar.

Aasí que comencemos…

“Interesante, David. Pero yo las entrevistas de trabajo que realizan los consultores de RRHH no sé ni prepararlas ni interpretarlas. “

Bien, este es el primer problema, si no sabes cómo preparar ni cómo enfrentarte a una entrevista de trabajo, tus posibilidades de éxito son escasas, es difícil hacer algo bien cuando no sabes cómo hacerlo

#1 Aprende a afrontar las entrevistas de trabajo

En este blog ya he tocado el tema de preparación de entrevistas en distintos artículos: aspectos como la preparación desde un punto de vista psicológico, o técnicas de marketing personal:

Ahora, no tienes excusa para decirme que no sabes cómo afrontar una entrevista de trabajo.

El siguiente punto que este comentario toca, se refiere a la profesionalidad de quien realiza la entrevista:

Todo lo que dependa de criterios subjetivos tiene difícil consejo. Y algunos de estos consultores tienen bastante cara. No me sirve para nada que algunos defiendan el trabajo diciendo que ellos evalúan las habilidades, personalidad, etc. etc., cuando entrevistan a una persona para un puesto de trabajo sin saber ni las funciones que tiene que desarrollar, ni conoce la idiosincrasia de la empresa, ni el sector ni el área de trabajo.

Este comentario no hace más que seguir reflejando el desconocimiento que esta persona tiene sobre cómo funcionan las entrevistas de trabajo.

Como no comprende la finalidad de una entrevista de trabajo, descalifica a los profesionales que las realizan, tachándoles de “tener cara”, y de no conocer los aspectos técnicos del trabajo que va a realizar el entrevistado.

En este blog lo he dicho muchas veces, cada uno es responsable de sus éxitos y sus fracasos, querer culpar a otros de tus fracasos, te convierte en una persona mediocre.

#2 No eches la culpa a los demás si no sabes cómo hacer las cosas

Pensar “si me salen mal las entrevistas es por culpa de todo el mundo menos por mi culpa” es una actitud de niño pequeño. Seamos adultos, por favor.

para que sirve una entrevista de trabajo

Te voy a revelar un secreto:

La primera entrevista de trabajo no tiene como finalidad contratarte, ¡sino descartarte!

Por eso el consultor que te hace la entrevista no tiene porqué saber las funciones técnicas que vas a desempeñar. Simplemente, la finalidad de esa entrevista no es comprobar lo que sabes, sino más bien saber qué tipo de trabajador eres.

La pregunta que en el fondo es: ¿encaja esta persona en la empresa?

Si no eres capaz de superar una entrevista donde se ponen a prueba tus habilidades sociales más básicas, o donde se evalúan determinadas competencias, ¿Qué te hace pensar que deberías poder trabajar para esa empresa?

En esa primera entrevista, lo que se evalúa es a la persona. Si la persona no convence, da igual lo buena que pueda ser: no la van a contratar.

Grábate esto:

El hecho de tener un buen curriculum o una buena formación, no garantiza que una persona vaya a rendir bien en un determinado puesto de trabajo.

Al fin y al cabo el trabajo se parece a una relación de pareja en ciertos aspectos: no estarías con una persona que no te convence, ¿no?

En el trabajo sucede lo mismo: quieren asegurarse de que esa persona es la adecuada.

¿Va a rendir bien?

¿Va a crear un buen ambiente de trabajo?

¿Va a estar comprometido con la empresa?

Responder a todo eso va mucho más allá (y es mucho más importante) que cumplir con los requerimientos del puesto de trabajo.

Puedes pensar que esa primera entrevista es como una primera cita, si hay feeling, puede que en futuras entrevistas, consigas el puesto. ¡El amor y el trabajo son así de crueles!

Sigamos analizando el comentario de este lector…

Preguntas como “¿Dónde te ves dentro de 10 años?” no sé para qué sirven, ni qué responder. Posiblemente un consultor espere una respuesta, y otro espere otra.”

#3 Conviértete en un profesional atractivo

Estoy de acuerdo en que las entrevistas tienen cierto componente subjetivo, como sucede con la belleza: una misma persona puede resultar muy atractiva, o no, según quién la mire.

Sin embargo, ciertas personas, resultan siempre atractivas…

para que sirve una entrevista de trabajo

y lo mismo sucede en las entrevistas de trabajo.

Con la ventaja de que en una entrevista de trabajo siempre puedes aumentar tu “atractivo” de cara a quien te entrevista.

Simplemente te bastará con ser más atractivo que el resto de candidatos a ese puesto de empleo.

¿Cómo puedes aumentar tu atractivo de cara a la entrevista?

Aquí tienes algunos ejemplos:

La última parte del comentario, denota la frustración de quien lo escribe:

Al final ocurre que tras estos procesos tan complejos muchas veces los mejores candidatos quedan fuera de los mismos y no consiguen el puesto de trabajo, mientras que los más avispados realizando entrevistas sí lo consiguen. Siento el tono del mensaje pero no comprendo por qué gusta tanto complicar las cosas.”

De nuevo, esta parte final no hace más que confirmar que esta persona no entiende el juego al que está jugando. Por tanto lo ve como algo complejo, cuando en realidad no lo es.

#4 Aprende a leer entre líneas

Complejas son las teorías matemáticas de Stephen Hawking, no una entrevista de trabajo.

Créeme, no se trata de ser “avispado”, de mentir, ni de ser un “vendehumos”. Se trata simplemente de conocer las reglas del juego y saber cómo se juega.

Las entrevistas de trabajo son un juego de eliminación, no de contratación.

El objetivo de la primera entrevista de trabajo es descartar a los candidatos no aptos para el puesto de trabajo.

Si quieres tener más opciones de superar una entrevista de trabajo, invierte tu tiempo en mejorar tus habilidades para hacerlo.

No acuses al resto del mundo de conspirar contra ti, el mundo tiene mejores cosas que hacer, créeme.

Si te ha resultado útil el artículo, compártelo!

 

————————–

Crédito imagen: AtribuciónNo comercialSin obras derivadas Algunos derechos reservados por cesarphotosalbum

Comentarios

  1. Alejandra

Deja un comentario