No busques trabajo sin responder antes a esta pregunta

¿Qué tienen en común Steve Jobs, Cristiano Ronaldo, o Will Smith? ¿Qué tienen en común todas aquellas personas que consiguen destacar en distintos campos profesionales?

Si quieres alcanzar el éxito a nivel profesional, te recomiendo que respondas antes a la pregunta que ellos supieron responder en algún momento de su vida.

La tragedia de la mediocridad

Tu trabajo va a ocupar una parte muy importante de tu vida. La única manera de hacer bien tu trabajo, es dedicarte a aquello que amas. Steve Jobs.

Desde que comencé a escribir este blog, siempre he defendido que debes tratar de conseguir el trabajo de tus sueños, ¿por qué vas a conformarte con menos? Hacerlo sería limitarte a conseguir un trabajo promedio, para conseguir unos resultados promedios. ¿Es eso lo que quieres? Eso sería aceptar ser una persona mediocre, y estoy seguro de que no lo eres.

El problema es que conseguir el trabajo de tus sueños no es nada sencillo, y muchos lectores me han dejado comentarios en el blog, o me han contactado a través de Linkedin para contarme un problema muy similar:

Tengo un trabajo que no me gusta, y no sé que hacer para cambiarlo, llevo X años en un trabajo que no me motiva, mal pagado, y no veo cómo puedo cambiar mi situación.

No quieren llevar una vida mediocre. Quieren resolver ese problema, pero no saben cómo hacerlo. Por eso, he decidido escribir este artículo.

La pregunta que debes hacerte antes de cazar tu trabajo

Antes de comenzar a cazar tu trabajo, necesitas saber qué trabajo quieres cazar y qué posibilidades tienes de conseguirlo. Para ello es muy útil conocer cual es tu “punto de máxima contribución”.

El punto de máxima contribución es el lugar en el que convergen lo que te motiva, lo que sabes hacer bien y aquello por lo que otros están dispuestos a pagarte.

Estas son las tres condiciones que debes buscar en el trabajo que desees cazar.

Veamos porqué debes buscar estos tres puntos:

  • Motivación: la motivación es la gasolina que te hace despertarte cada mañana con ilusión y ganas de ir a trabajar y hacer cosas nuevas. Si vas a trabajar 30 ó 40 años de tu vida, ¿no es mejor despertarse cada mañana ilusionado con tu trabajo?

  • Valor: el valor que seas capaz de aportar en tu trabajo es lo que te va a permitir progresar en tu carrera profesional a lo largo de los años. Si tu trabajo no se te da bien, o simplemente lo haces como lo podría hacer la mayoría de las personas, tendrás un trabajo promedio, y un salario promedio. Sin embargo, si eres capaz de aportar más valor que la mayoría de las personas, tendrás un trabajo excelente y un sueldo excelente, además de mayor seguridad en tu empleo, ya que nadie quiere despedir a un buen trabajador.

  • Dinero: el tercer elemento es el dinero. Puede que haya gente que te diga que el dinero no es importante, o que no da la felicidad, pero mejor piénsalo al revés, la ausencia de dinero sí es importante, y sin dinero, es más complicado ser feliz. El dinero no es la finalidad del trabajo, el dinero es el medio que te permite llevar la vida que deseas. Cuantos más medios tengas, más fácil te será poder cumplir tus sueños y tus expectativas.

punto de maxima contribucion

La pregunta que debes responder, y que es la que todas las personas que gozan de éxito a nivel profesional, han sabido responder en algún momento de su vida es…

 ¿Cuál es tu punto de máxima contribución?

Responder a esta pregunta, es uno de los mejores ejercicios que puedes hacer, especialmente si vas a comenzar una nueva carrera profesional.

La importancia del punto de máxima contribución

A menudo, mucha de la gente se plantea encontrar un empleo a toda costa, sin importar mucho en que consista. Consideran que, mientras perciban un salario, todo va bien.

Con frecuencia acaban encontrando un trabajo que no reúne las tres cualidades necesarias para que se dé el punto de máxima contribución, y como consecuencia fracasan a largo plazo.

¿Por qué?

Veamos que sucede si tu trabajo no reúne las cualidades necesarias para que se dé el punto de máxima contribución:

  • Si tu trabajo te motiva, y puedes aportar valor, pero está mal pagado, las necesidades económicas te harán perder la motivación, lo que te llevará a hacer peor tu trabajo y a tener que salir a cazar otro trabajo en poco tiempo.
  • Si tu trabajo está bien pagado, y eres capaz de aportar valor, pero tu trabajo no te motiva, acabarás cansado y frustrado con tu trabajo, y probablemente lo harás cada vez peor y con menos ganas, y de nuevo, tendrás que salir a cazar otro trabajo en poco tiempo.
  • Si tu trabajo está bien pagado y te motiva, pero no aportas el valor que necesita la empresa, probablemente tu empresa te despedirá, ya que te verá como un coste que no es capaz de recuperar. De nuevo, al poco tiempo, tendrás que cazar otro trabajo.

El punto de máxima contribución te permite ser radicalmente despiadado con aquellos trabajos que no te ayudan a construir tu carrera profesional.

En vez de optar a 20 puestos de trabajo que no te llevan a nada, te permite optar a 2 ó 3 que pueden causar un verdadero impacto en tu vida profesional y personal. El punto de máxima contribución te permite centrarte en la calidad en vez de en la cantidad. Una vez encuentres este punto, puedes estar seguro de que habrás encontrado el trabajo adecuado.

Pero no te voy a mentir: encontrar este punto requiere un esfuerzo mayor que el que está dispuesto a hacer la mayoría de la gente.

Encontrar este punto requiere cambiar de actitud.

Tendrás que llevar la iniciativa y esforzarte. ¿Estás dispuesto a ello?

Perfecto.

Para ver cómo puedes encontrar el punto de máxima contribución, vamos a ver cada una de las áreas implicadas: motivación, valor y dinero.

¿Qué es lo que te motiva?

La motivación es un factor fundamental en el trabajo, te ayuda a levantarte ilusionado cada mañana, y a hacer bien tu trabajo.

A menudo la mayoría de la gente se pregunta “¿qué trabajo me gustaría?” Hacen listados de prioridades, de posibles puestos de trabajo, leen multitud de libros de autoayuda, pero nunca pasan a la acción. Por eso hay tanta gente frustrada con su trabajo: porque nunca han trabajado en algo que les motive y que les ilusione.

Ni el mejor de los libros de autoayuda te va a servir para encontrar el trabajo de tus sueños si no pasas a la acción. Así que no pierdas el tiempo, deja de escribir tus ideas en papel y empieza a hacerlas realidad.

Una manera sencilla de empezar a buscar trabajos que te motiven es preguntar a otros que ya los estén haciendo.

¿Crees que te gustaría trabajar en el departamento de ventas de una empresa? Contacta con 5 ó 10 comerciales de diferentes empresas, y pregúntales cómo es su día a día, qué es lo que más les gusta de su trabajo y que es lo que menos, qué habilidades y aptitudes requiere y todo aquello que consideres relevante.

Otra manera de pasar a la acción es comenzar a formarte en tu tiempo libre sobre temas que te motiven. Programación, música, deporte… se trata de llevar tus hobbies al siguiente nivel y ver si te podrías dedicar a ellos profesionalmente. Y no me digas que no tienes tiempo: puedes aprovechar entre semana después de trabajar, los fines de semana o incluso el verano.

Si realmente deseas cambiar tu situación, debes estar dispuesto a hacer los sacrificios necesarios.

Artículos que te recomiendo leer para encontrar lo que más te motiva:

  • Cómo hacer networking: en este artículo aprenderás trucos para contactar con profesionales que te pueden ayudar en tu carrera profesional y cómo hacer crecer poco a poco esa red de contactos.

¿Dónde puedes aportar más valor?

Lo siguiente que debes tener en cuenta a la hora de buscar el mejor trabajo para tí, es definir dónde podrías aportar el máximo valor como trabajador.

Es decir, encontrar aquello que se te da mejor hacer, aquello para lo que tienes una habilidad o aptitudes innatas, y aquello para lo que posees los conocimientos necesarios, ya sea una carrera universitaria, cursos o incluso trabajos donde hayas aprendido esas habilidades y aptitudes (idealmente cuanta mayor formación mejor).

Una vez detectes tus fortalezas, debes buscar cómo se traducen esas fortalezas en habilidades requeridas para ciertos puestos de trabajo.

Puedes empezar primero las fortalezas “técnicas”, como suelen ser el conocimiento académico (por ejemplo si has estudiado informática, derecho, finanzas, psicología), o cursos de formación, que tienen una traducción directa en lo que a tipos de trabajo que puedes realizar.

Una vez hayas hecho un listado de puestos de trabajo (escoge unos 10 ó 15 que crees que te podrían gustar en base a lo que has definido en el apartado anterior), puedes afinar más con tus habilidades “innatas”, o con aquellas aptitudes que más fácilmente puedes aprovechar en un trabajo, como por ejemplo: capacidad analítica, comunicación, creatividad, tolerancia al estrés, etc.

Artículos que te recomiendo leer para encontrar el punto donde puedes aportar el máximo valor:

  • Cómo construir tu propuesta de valor: en este artículo aprenderás a analizar tus fortalezas y debilidades, y a traducirlas en habilidades demandadas por las empresas, para después diferenciarte del resto de personas que optan a ese tipo de puestos de trabajo.
  • Marca personal: ve más allá del curriculum, aprende cómo pasar de ser la oferta (un candidato más) a ser la demanda (una persona deseada por las empresas).

 

¿Cómo vas a ganar dinero?

Este último apartado, que parece obvio, no lo es tanto.

Otro de los errores frecuentes que veo que cometen muchos profesionales, es centrarse en trabajos con sueldos estables, que crecen en función de los resultados de la empresa, pero no del mérito propio. Esto es un gran error.

Si buscas un trabajo en el que tu salario dependa de factores externos, y no de tu rendimiento, estás dejando tu calidad de vida en manos de otros.

Yo personalmente prefiero aquellos trabajos en los que el salario fijo puede ser un poco más bajo, pero el variable más alto, siempre que este dependa de mi rendimiento.

Esto es importante porque, como hemos visto en el apartado anterior, si eres un profesional capaz de aportar un gran valor a tu empresa, tu salario deberá ir acorde con lo que aportas. Así que asegúrate de que tu sueldo incluya una componente en la que se premie tu esfuerzo y tu valía.

Artículos que te recomiendo leer para profundizar más en el tema del dinero:

  • Trabajar por Internet: si estás desempleado, Internet puede ser una buena alternativa para generar tus primeros ingresos. Lo mejor de todo: no está reñido con trabajar, y puedes tener una fuente complementaria de ingresos que garantizan tu estabilidad financiera.

El punto de máxima contribución es lo que todas las personas de éxito han conseguido encontrar: grandes empresarios como Steve Jobs, deportistas como Cristiano Ronaldo, actores como Will Smith, todos ellos han sabido encontrar aquello que les motivaba, se les daba bien hacer y les permitía ganar dinero en función de su trabajo.

¿Cuál es tu punto de máxima contribución?

Si te ha gustado el artículo compártelo con aquellas personas a quienes crees que puede ayudar.

 

Comentarios

  1. Pau
  2. David López
      • Monica
          • Sonsoles Villacorta
  3. Rosa
  4. Emilia
  5. Nico
  6. Martín de Argentina

Deja un comentario