Cómo conseguir trabajo en tiempos difíciles

Uno de los comentarios más recurrentes que me encuentro cuando comparto artículos del blog en redes sociales como Linkedin, es “En España es imposible conseguir trabajo porque no hay trabajo“.

Es cierto que el mercado laboral español no está en su mejor momento, y que sin duda nos encontramos en tiempos difíciles para conseguir trabajo, pero esto no significa que no haya trabajo.

Las crisis económicas han existido desde siempre en todos los países basados en un sistema capitalista. Es algo que, sencillamente, sucede cada cierto tiempo, porque es inherente al propio sistema capitalista.  La teoría de la crisis explica esto perfectamente.

Cada 10 ó 15 años, con casi total certeza, cualquier país que sea capitalista, sufrirá una nueva crisis económica, de mayor o menor intensidad y duración. Para que veas que España no es el único caso, aquí tienes un listado de todas las crisis económicas mundiales desde el siglo XVII hasta el siglo XXI.

Por eso, necesitas saber cómo conseguir trabajo en tiempos de crisis: es algo que no sólo te servirá ahora, sino que puede servirte en un futuro.

Pero tienes que saber cómo hacerlo: sencillamente, no puedes esperar conseguir trabajo de la misma manera que se conseguía cuando no había crisis. Las cosas han cambiado.

¿Por qué enviar curriculum es la peor manera de conseguir un empleo?

Hasta que comenzó la crisis de 2008, la mayoría de las personas buscaban trabajo enviando curriculums. Por aquel entonces funcionaba, pero parece que ahora ya no es así.

La pregunta entonces es:

¿Por qué enviar curriculums no funciona en tiempos de crisis?

Avalanchas de curriculums.

Eso es lo que sufren las empresas cada día desde que comenzase la crisis en 2008. Una persona de confianza, que lleva años trabajando como reclutador de personal y como cazatalentos, me resumía el problema con el que se encuentran habitualmente las empresas a la hora de encontrar candidatos adecuados para un puesto de trabajo:

“En el pasado estuve colaborando durante un año con una firma de selección de personal y el principal problema al que nos enfrentábamos no era solo el de encontrar al candidato más adecuado para la posición sino el de distribuir correctamente el tiempo invertido en el filtro de curriculums. Para una posición de Director Administrativo-Financiero o Controller podíamos llegar a recibir 600-700 CVs en dos semanas.”

Como te puedes imaginar, eliminar a 600 candidatos hasta dar con el candidato que buscan, es cuanto menos, ineficiente. Tardarían meses sólo para cubrir un puesto de empleo.

Por no mencionar que cualquiera puede enviar un curriculum, mentir en el mismo y solicitar un puesto de empleo, aunque no se acerque ni de lejos a lo que busca la empresa.

Lamentablemente, el curriculum ha pasado a ser una forma de hacer spam (correo basura) a las empresas, y las empresas ya se han cansado. Por eso han decidido cambiar las reglas del juego.

Simplemente las empresas no están dispuestas a invertir su tiempo y su dinero en filtrar a 600 personas cada vez que quieren contratar a alguien.

Por eso, entre el 70% y el 80% de las ofertas de empleo no se publican a través de portales de empleo o Internet. Las empresas tienen otras maneras más eficientes de encontrar al candidato que buscan, y lo hacen a través de las ofertas de empleo ocultas.

Sin embargo, la mayoría de las personas que buscan un empleo, siguen afrontando los procesos de selección de la misma manera que antes de la crisis.

La situación del mercado laboral ha cambiado por completo, pero sus métodos de búsqueda de empleo siguen siendo los mismos.

De hecho, el curriculum es el método más inefectivo a la hora de conseguir empleo. Se estima que sólo funciona 1 de cada 100 veces que se utiliza. Por eso la mayoría de los candidatos que optan por esta vía no consiguen resultados.

La cuestión es…

¿Cómo contratan las empresas a los candidatos?

¿Si el 80% de las ofertas de empleo no se publican, cómo consiguen las empresas encontrar a los trabajadores que van a ocupar esos puestos? Es una buena pregunta. En realidad, responder a esta pregunta es más sencillo de lo que parece si te pones en el lugar de la empresa…

¿Qué harías tú si tuvieses que contratar a alguien para tu empresa y tuvieses que elegir entre estas dos opciones?

  • Publicar una oferta de empleo en Internet y leer 600 curriculums.
  • Preguntar a las personas de confianza que trabajan en tu empresa si conocen alguien que pueda estar capacitado para ese puesto trabajo.

Posiblemente escogerías la segunda opción, ¿verdad? Es más rápida, más fácil y además sabes que las personas en las que confías te recomendarán buenos candidatos para ese puesto de trabajo, mientras que si publicases una oferta de empleo, cualquiera puede enviarte su curriculum y tienes que perder muchísimo tiempo hasta encontrar alguien que se ajuste a lo que quieres.

Cualquier empresa haría lo mismo que tú: invertir la menor cantidad de tiempo y recursos posibles para encontrar al mejor candidato.

La pirámide de contratación

Normalmente, las empresas cuando buscan a un candidato para cubrir un determinado puesto de empleo, siguen este proceso, conocido como “la pirámide de contratación“.

piramide de contratacion

Esta pirámide tiene un doble propósito para la empresa:

  • Reducir el coste de contratación: en los primeros niveles de la pirámide existen muy pocos candidatos, mientras que en los últimos niveles, existen muchos más. Cuanto más tiempo necesite la empresa para encontrar al candidato, más dinero tendrá que gastar en hacerlo, y mayor será el coste de contratación.
  • Reducir el riesgo de contratación: la calidad de los candidatos es mayor en los primeros niveles de la pirámide y desciende a medida que avanzamos hacia abajo. Es lógico. Si un empleado lleva 10 años trabajando para la empresa, la empresa confía en él antes que en un desconocido que envíe su curriculum a través de la web.

Veámos cómo funciona la pirámide con un sencillo ejemplo.

Supongamos que una empresa quiere contratar una persona para el puesto de “controller financiero”. El proceso que seguiría es:

  1. Buscar entre sus empleados del departamento financiero. Si no lo encuentra…
  2. Buscar a través de su propia red de contactos: por ejemplo, ex-empleados con buen historial laboral, conocidos de sus empleados, personal externo como, por ejemplo, consultores, empleados de empresas de la competencia, etc. Si no lo encuentra…
  3. Contratar una empresa de servicios de recursos humanos o headhunting especializada en buscar a este tipo de candidatos: dejar que sea esta empresa la que busque al candidato y pagarles unas cuotas pactadas si lo encuentran. Si ninguna empresa de recursos humanos le proporciona un servicio que se ajuste a lo que necesita…
  4. Publicar un anuncio en su página web: se estima que, publicando un anuncio sólo a través de su página web, las empresas reciben entre 5 y 10 veces menos de candidaturas que a través de un portal de empleo. Si no lo encuentra…
  5. Publicar un anuncio en un portal de empleo: esta es la última opción si no han funcionado todas las anteriores, ya que la empresa sabe que recibirá curriculums normalmente de menor calidad.

Como ves el coste y el riesgo de contratación aumentan a medida que desciendes en la pirámide.

Por eso enviar currículos es la peor opción que hay a la hora de conseguir trabajo: es la última manera por la cual una empresa buscará a un candidato. De hecho, se estima que sólo alrededor del 20% de las ofertas de empleo se publican a través de los portales de empleo.

Y sin embargo, la mayoría de las personas que buscan empleo, siguen justo el proceso inverso al que sigue la empresa, empiezan por el curriculum, y sólo tratan de subir a niveles superiores después de perder meses de su vida buscando trabajo sin tener casi ninguna opción.

Piénsalo por un momento, sólo el 20% de las ofertas de empleo se publican a través de portales de empleo, mientras que el 80% del resto de ofertas, permanecen ocultas porque se accede a ellas a través de los tres primeros niveles de la pirámide. Hagamos números para que veas lo que esto implica.

Aunque los números que voy a usar aquí son los de España, el ejemplo vale igualmente para cualquier país:

  • Ofertas de empleo publicadas: el portal Infojobs se publican aproximadamente unas 40.000 ofertas al mes. Según el portal, 7 de cada 10 ofertas que hay en Internet, están ahí, por tanto hay alrededor de 50.000 ofertas mensuales en Internet.
  • Número de candidatos que buscan trabajo a través del envío de curriculums: podríamos asumir un 90% de la población en paro o que busca un primer empleo, es decir, unos 5 millones en el caso de España.
  • Número de ofertas de empleo en Internet por candidato: 50.000 ofertas para 5 millones de candidatos da como promedio 1 oferta por cada 100 candidatos.

Por eso, de media, enviar curriculums te funcionará un aproximádamente 1 de cada 100 veces que lo hagas.

Obviamente es un cálculo muy simplificado, pero creo que te haces a la idea.

Eso, además, sin contar que algunas de las ofertas que se publican en Internet no son ofertas reales, sino que son ofertas ficticias que publican las empresas en determinadas épocas del año. Hacen esto porque, simplemente les interesa tener un listado de candidatos por si en un futuro quieren contratar a alguien, pero la realidad es que te hacen perder el tiempo enviando tu curriculum a ofertas que no existen y que jamás conseguirás…

¿Y qué sucede con las ofertas de empleo que no se publican?

Veamos un sencillo ejemplo:

  • Ofertas de empleo NO publicadas: si tomamos como referencia que las 50.000 ofertas de empleo publicadas son un 20-30% de las ofertas totales, entonces, las ofertas de empleo NO publicadas serían alrededor de unas 200.000 ofertas.
  • Número de candidatos que NO buscan trabajo a través del envío de curriculums: podríamos asumir un 10% de la población en paro o que busca un primer empleo, es decir, unos 600.000 personas.
  • Número de ofertas de empleo NO publicadas por candidatos: 200.000 ofertas para unos 600.000 candidatos, es 1 oferta por cada 3 candidatos.

Por eso, acceder a las ofertas de empleo ocultas, te funcionará al menos 1 de cada 3 veces. Como ves, las probabilidades de éxito, son mucho mayores:

  • Enviar curriculums funciona aproximadamente 1 de cada 100 veces.
  • Acceder a las ofertas de empleo ocultas funciona 33 de cada 100 veces.

Las cifras y porcentajes pueden variar más o menos por países, sectores de actividad económica etc, pero creo que captas la idea: si quieres aumentar tus posibilidades de conseguir un buen empleo, y hacerlo más rápido, debes saber cómo acceder a las ofertas de empleo ocultas.

Conclusión

Si quieres conseguir trabajo en tiempos de crisis, céntrate en cambiar tu método de búsqueda de empleo y adaptarlo a la manera en la que las empresas buscan a los candidatos.

——————————————-

Crédito imagen: Atribución Algunos derechos reservados por edans

Comentarios

  1. Laura
    • Oscar Arconada Iglesias

Deja un comentario