Cómo empezar con buen pie en tu nuevo trabajo

¿Sabías que 4 de cada 10 profesionales fracasan en su nuevo trabajo durante el primer año y medio?

El dato proviene del MBA de la Universidad de Penn State en EEUU. Pero ese no es el único dato, según esta universidad, los primeros 90 días en un nuevo trabajo son críticos y marcarán muy probablemente la imagen que tendrán de ti tus jefes y compañeros durante los próximos años.

Por eso saber cómo empezar con buen pie en un nuevo trabajo es una habilidad fundamental que no puedes pasar por alto si quieres construir tu carrera profesional con éxito. Con estos 10 consejos que verás a continuación, podrás asegurarte de que lo consigues.

1 Investiga todo lo que puedas acerca de la empresa

Haz tu labor de detectiva y aprovecha los días previos a comenzar en tu nuevo trabajo para investigar todo lo que puedas acerca de tu empresa, tus nuevos compañeros y tu jefe. Algunos aspectos que deberías saber responder:

  • ¿Cuántos años lleva funcionando la empresa?
  • ¿Su situación actual es mejor o peor que hace unos años?
  • ¿Quién es el dueño o máximo responsable?
  • ¿Cuántos empleados tiene?
  • ¿Cómo se organizan los distintos departamentos?
  • ¿Cuál es la trayectoria profesional de tu jefe? ¿Tenéis algo en común?
  • ¿Quién trabaja en tu departamento?

Te soprenderías de las cosas que puedes averiguar investigando un poco. Tal vez tu jefe o tus compañeros trabajaron en la misma empresa que tú, o estudiaron en la misma universidad. Este tipo de datos pueden serte tremendamente útiles para empezar a crear relaciones profesionales desde el primer día.

Si te has preparado adecuadamente las distintas entrevistas de trabajo que ya has superado, ya tienes gran parte del trabajo hecho. Si no lo has hecho, te recomiendo que utilices LinkedIn, pues es una mina para este tipo de información.

2 Comienza a forjar tus alianzas desde el primer día

Aprovecha los primeros 90 días para observar y aprender. Identifica qué papel juega cada uno en la empresa, qué relaciones existen y con quienes puedes forjar tus alianzas para que te ayuden a comenzar con buen pie en tu nuevo trabajo.

La mejor manera para empezar a ampliar tu red de contactos desde el primer minuto, es hacerle favores a tus compañeros o jefes. No subestimes el poder de la reciprocidad, un favor que haces hoy puede ser una deuda a cobrar mañana.

3 No te pases con la confianza

Como suele decirme mi padre, “la primera impresión es la que cuenta” y es verdad. A veces hablar más de la cuenta puede jugar en tu contra. No quieres que te pongan una etiqueta desde el primer día como “el graciosete”, “el simpático” o “el bromista”. No les des la opción de prejuzgarte, deja que te conozcan poco a poco para evitar etiquetas, y por supuesto, olvídate de cotillear, ya que nada genera más desconfianza que una persona que habla mal de los demás a sus espaldas.

4 Intégrate en la cultura de la empresa

Cada empresa es como un micro-mundo con sus propias reglas y su manera de hacer las cosas. El estilo de liderazgo, la forma de trabajo, las relaciones entre empleados están fuertemente marcadas por la cultura de la empresa.

No es lo mismo trabajar por ejemplo en una empresa como Facebook a trabajar en un banco con una cultura corporativa más tradicional. En la primera apenas existe la jerarquía y los empleados se relacionan de igual a igual, mientras que en la segunda la jerarquía marca una barrera en las relaciones profesionales.

Aprende y adáptate a la cultura de tu nueva empresa si quieres comenzar con buen pie en tu nuevo trabajo.

5 Gánate a tu jefe

Si quieres ganarte a tu jefe, sobrepasa sus expectativas. La mejor manera de conseguir esto es haciendo un trabajo diferente o haciendo un trabajo realmente bueno. Si tu jefe ve que eres capaz de aportar un valor añadido a tu trabajo, te ganarás su confianza rápido.

Una vez empiece a confiar en ti, puedes comenzar a construir una relación más personal con él o ella.

6 Anticípate

No esperes a que te digan lo que debes hacer o a que surjan los problemas. Anticípate a las necesidades de la empresa o de tu jefe: ¿Existe algún problema o algún riesgo que tu jefe esté pasando por alto? Analízalo y preséntale tus conclusiones. ¿Has detectado algún punto de mejora o acción que pueda beneficiar a la empresa? Muestraselo a tu jefe.

7 Fórmate

Elabora una lista con las competencias que vas a necesitar para desarrollar tu trabajo y autoevalúate: ¿Tienes las competencias clave para desarrollar tu trabajo? ¿Necesitas formarte en algún área en particular?

Si tu empresa ofrece cursos de formación, establece un plan de formación con tu jefe y apúntate a tantos cursos como haga falta (pero sin pasarte, no quieres que tu jefe puede pensar que no sabes de nada…). Si hace falta, apúntate fuera de tu horario de trabajo a cursos o másters si crees que te pueden beneficiar.

Recuerda, cuanto más rápida sea tu curva de aprendizaje, más inteligente y preparado te considerarán tus nuevos compañeros y tu nuevo jefe. Estar preparado es una buena manera de ganarse el respeto de los demás.

8 Promete un poco menos, entrega un poco más

Construir la reputación cuesta toda una vida pero que destruirla cuesta sólo 5 minutos. Warren Buffet

Durante los primeros meses en tu nueva empresa, quieres que los demás confíen en ti, por eso es mejor que prometas un poco menos de lo que puedes hacer, pero entregues siempre un poco más de lo que esperan de ti. De esta manera siempre sobrepasarás las expectativas y no comprometerás tu reputación.

9 Establece objetivos SMART

Una buena forma de medir el progreso de tu carrera profesional es estableciendo objetivos SMART (Simples – Medibles – Alcanzables – Relevante – Temporales):

  • Simple: define qué esperas conseguir en tu nueva empresa. Por ejemplo un ascenso, un sueldo mayor, o simplemente más autonomía o mayor grado de autorealización.
  • Medible: establece una medida de éxito de tu objetivo. Por ejemplo: un salario, una categoría, u otros objetivos como pueden ser por ejemplo liderar un equipo o un proyecto o dar X charlas o conferencias al año.
  • Alcanzable: establece un objetivo suficientemente motivante, pero que no esté fuera de tu alcance. Si quieres ganar 1 millón de euros en un año pero ganas 30 mil, difícilmente conseguirás tu objetivo.
  • Relevante: tu objetivo debe ser tener un propósito coherente con tu visión de carrera profesional a largo plazo. Si odias tu trabajo, ganar más dinero u ocupar un cargo más importante no van a solucionar esto. De nada te sirve un objetivo si te lleva por el camino equivocado.
  • Temporal: márcate fechas e hitos para asegurarte de que progresas en dirección a tu objetivo. Establece una hoja de ruta a 6 meses, 1 año, 2 y 5 años.

Los objetivos que te marques deben servirte de inspiración para mejorar cada día. La ambición, bien enfocada, puede ser un poderoso aliado para construir tu carrera profesional.

10 No te olvides de disfrutar

De nada sirven los consejos anteriores si no disfrutas de tu trabajo. La motivación es lo que te hará despertarte cada día con ilusión para conseguir tus objetivos profesionales. Disfrutar de tu trabajo: es la mejor manera de construir una carrera profesional llena de éxitos.

Deja un comentario